Cada año, diariamente, la Dirección General de Tráfico trabaja sin descanso para minimizar el número de víctimas y los índices de siniestralidad en las carreteras españolas. Son millones los vehículos que cada día circulan por todo tipo de carreteras, incluyendo las travesías, tramos de carretera convencional que transcurren por poblado y que suponen un gran peligro para las personas ya que coexisten tanto peatones como vehículos en el mismo espacio.

Por eso, la DGT ha decidido tomar las riendas de este tema, lanzando en palabras de Pedro Tomás, jefe del Área de Gestión de la Movilidad de la DGT, un nuevo proyecto denominado 'Estrategia T'. La 'Estrategia T' es un programa de seguridad vial en el que los esfuerzos están centrados en actuaciones de mejora del pavimento y señalización para prevenir posibles situaciones de peligro.

En 2018 se produjeron 1.597 accidentes con víctimas en las travesías españolas, una cifra a todas luces demasiado alta que la DGT quiere disminuir lo más rápido posible. De esta manera, algunas travesías ya han visto reforzadas sus medidas de seguridad: en localizaciones concretas como Ampudia (Palencia) y Aguilar del Campo se han establecido medidas extraordinarias como la puesta en marcha de cuatro pasos de peatones delimitados con dientes de dragón. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: Plan de vigilancia 2020: así nos controlará la DGT este verano utilizando nuevos sistemas

Cuando se habla de seguridad vial, es irremediable hablar de la DGT. La Dirección General de Tráfico lleva décadas velando por la seguridad de todos los conductores efectuando, por ejemplo, campañas de control de manera periódica que minimizan los riesgos en las carreteras. El 2020 está siendo un tanto atípico, pero la realidad es que el verano ha llegado y los desplazamientos por carretera, en ésta estación del año, se multiplican.

La DGT ya está trabajando en el plan de vigilancia para el verano de 2020, en el que las autoridades utilizarán todo tipo de recursos para que los infractores lo tengan más difícil. De esta manera, todos los radares estarán funcionando a pleno rendimiento, incluyendo los de tramo y, por supuesto, las cámaras de control instaladas en los helicópteros Pegasus.