Centímetros Cúbicos » Noticias

GADGET

Estas luces LED anticolisión cuestan menos de 1€ y pueden salvarte la vida

Estas pequeñas luces se colocan en el marco de la puerta para que los demás conductores sepan cuando la abrimos.

Publicidad

Si podemos evitar un accidente por menos de 1 euros, ¿no lo harías? Este es el precio de unas pequeñas luces led que pueden advertir a los demás conductores y que se colocan en el borde de la puerta. ASÍ SE INSTALA: VÍDEO SUPERIOR

Estas pequeñas luces led funcionan con la alimentación de una pila botón, y su montaje es realmente sencillo. Tan solo tenemos que colocar la luz led en su posición y, finalmente, enroscar dos piezas que albergarán el circuito para protegerlo.

La luz, como podéis observar, no cuenta con un interruptor, por lo que no podemos apagarla. Pero… ¿cómo evitamos que nos molesten todo el rato? El truco consiste en utilizar este pequeño imán redondo. Si lo colocamos encima de la luz esta se apagará por arte de magia.

Para instalarlo en el coche contaremos con cinta de doble cara. Lo único que debemos hacer es colocar la luz en el borde de la puerta y el imán justo enfrente de la misma, pero en el marco. De esta forma, cuando la puerta esté cerrada la luz no se activará, pero cuando la abramos ésta destellará avisando a los conductores.

Te puede interesar: El truco del bicarbonato para mejorar el interior de tu coche sin gastar ni un euro

El confinamiento nos hace agudizar el ingenio: el estado de alarma que regula nuestra actividad diaria durante estas semanas puede ser una gran excusa para rejuvenecer el coche que, ahora, casi no podemos utilizar. Os traemos entonces un truco que seguro que resultará sorprendente tanto por su facilidad como por su efectividad, siendo su coste prácticamente nulo. Hablamos del truco del bicarbonato.

El interior de nuestros coches, especialmente si se trata de vehículos antiguos, está compuesto por numerosos materiales que con el paso del tiempo son capaces de absorber numerosos olores, generando por tanto una "atmósfera" que no tiene porqué ser del todo agradable. Esto se hace especialmente patente cuando el coche se tira semanas sin utilizar -y por tanto sin ventilar al abrir y cerrar las puertas o ventanillas- de forma que durante el estado de alarma podremos sufrirlo de manera más intensa.

Publicidad