Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

UNA MEDIDA TEMPORAL

¿Está pensando el Gobierno en cambiar las bonificaciones a los combustibles?

Las bonificaciones a los combustibles llevan operativas desde el pasado 1 de abril, pero el Gobierno ya ha confirmado que se ampliarán al menos hasta final de verano.

En resumen

Publicidad

La situación internacional actual parece no beneficiar para nada a España: los altos precios de las materias primas, la escasez de algunos materiales y componentes y las tensiones geopolíticas en diversas zonas europeas se han combinado entre sí para crear un auténtico caldo de cultivo en el que uno de los principales resultados ha sido el alza extremadamente rápido del precio de los combustibles y la energía.

Tanto es así, que el diésel y la gasolina que los ciudadanos podemos repostar han subido su precio más de 75 céntimos/litro en los últimos meses, unas subidas históricas que nunca antes habíamos visto. Varios gobiernos, entre ellos el español, se han visto obligados a tomar medidas drásticas para minimizar el impacto de estas subidas en el bolsillo de los españoles, de ahí que desde el pasado 1 de abril se aplique un descuento especial que bonifica tanto al diésel como a la gasolina, aplicando descuentos de, como mínimo, 20 céntimos/litro.

Estos descuentos iban a aplicarse hasta el próximo 30 de junio, pero la situación actual ha obligado al gobierno a anunciar una prolongación de estas medidas extraordinarias de forma que estarán activas, al menos, hasta final de verano. Sin embargo, todo apunta a que se aplicarán algunos cambios: ¿cuáles son los dos escenarios que contempla en la actualidad el Gobierno?

¿Cuál es el futuro de las bonificaciones de los combustibles?

1. Ampliar la bonificación

La subida de precios de los combustibles no ha parado, de forma que en la actualidad es más caro repostar utilizando el descuento aplicado por el Gobierno que hacerlo sin el descuento justo antes de que éste comenzase a aplicarse. De esta manera, parte del ejecutivo central propone ampliar la bonificación, de forma que pase de los actuales 20 céntimos/litro a, como mínimo, 30 céntimos/litro.

2. Limitarla a ciertos conductores

La realidad es que los ciudadanos con mayor poder adquisitivo son los que, por norma general, utilizan en mayor proporción su coche. Esta afirmación hace que, en realidad, los que más se benefician de las bonificaciones son en realidad los que menos las necesitan, unas bonificaciones que, además, soportamos económicamente entre todos.

De esta manera, parte del Gobierno apuesta por aplicar bonificaciones únicamente a los conductores con rentas más bajas, permitiendo así un reparto más justo de esas bonificaciones y subvenciones y una aplicación también más equitativa.

También te puede interesar: La gasolina vuelve a dispararse: ¿compensa el ahorro de los 20 céntimos del Gobierno?

Publicidad