TE DEJARÁ HELADO

El escalofriante test de seguridad que deja patente la brutal evolución entre un coche de 1998 y otro de 2015

Se ha llevado a cabo un crash test en el que se analiza la seguridad de un Toyota Corolla de 1998 y la de un Auris de 2015, demostrando la gran diferencia.

El escalofriante test de seguridad que deja patente la brutal evolución entre un coche de 1998 y otro de 2015

El escalofriante test de seguridad que deja patente la brutal evolución entre un coche de 1998 y otro de 2015YouTube

Publicidad

Pensar en el coche moderno implica que nuestra mente ponga el foco en el tipo de motor que debemos comprar, en la inflación o en su tecnología. Y todo ello provoca que, en muchas ocasiones, ignoremos lo que seguramente sea lo más importante de un vehículo: su seguridad. Y es por ello que hoy nos hemos topado con un escalofriante pero esclarecedor vídeo que compara la seguridad de un coche de 1998 con la de uno de 2015.

Concretamente se trata de un Toyota Corolla y de un Auris respectivamente, modelos que comparten linaje pero que poco tiene que ver el uno con el otro. Y ha sido ANCAP quien ha enfrentado a ambos modelos para demostrar que la evolución no solo se encuentra en lo eficiente o poco contaminante que es el coche actual, sino también en cómo protege a sus ocupantes.

Crash test coche 1998 contra coche 2015
Crash test coche 1998 contra coche 2015 | YouTube

Así es el crash test entre un coche del 98 y otro del 2015

No resulta tan abrupta la diferencia en este caso como la que podemos ver en otros vídeos de misma índole en los que, por ejemplo, se ponen a prueba un Chevrolet Malibu de 2009 y un Bel Air de 1959. Sin embargo, los 17 años que separan a nuestros protagonistas son suficientes para experimentar el cambio que han padecido los coches.

Y aunque bien es cierto que a finales de los 90 sistemas como los airbags. ABS o ESP eran cada vez más habituales, la rigidez de la carrocería y la tecnología que apoya a la seguridad distaban mucho de la actual. Esto se aprecia rápidamente en un coche frontal entre ambos coches.

 

" src="images/play_youtube.jpg">< p>

No se indica la velocidad del coche, pero se puede intuir que será sobre los 70 u 80 km/h, provocando una importante deceleración al tratarse de un impacto tan directo. A su vez, somos testigos de cómo la carrocería del Corolla de 1998 se deforma con mucha más ímpetu, llegando así la energía provocada por el golpe al habitáculo de una manera más agresiva. Esto provoca que el dummie choque violentamente contra el salpicadero, causando en un caso real multitud de lesiones a los ocupantes. Por su parte, el Auris de 2015 mantiene mucho mejor la compostura al experimentar, fundamentalmente, deformaciones en la zona del capó.

Antena 3» Noticias Motor

Publicidad