La llegada del coche eléctrico ya es una realidad. La mayoría de los fabricantes de automóviles comienzan a ofrecer ya vehículos 100% eléctricos, y Mercedes no quiere ser menos. El fabricante alemán ha presentado, tras varios meses de espera, el EQC, su primer modelo 100% eléctrico, aunque habrá que esperar hasta 2019 para verlo rodar por las carreteras.

El EQC es un SUV de tamaño medio que ronda los 4.7 metros, situándose a medio camino entre un GLC y un GLE. El primer integrante de la familia EQ de Mercedes estrena además un diseño muy atractivo, con un frontal contundente y una trasera muy limpia. Además, el EQC estrena una nueva parrilla exclusiva para los modelos EQ, una tendencia que se extenderá en los próximos años con la llegada de otros dos modelos eléctricos: el EQA y el EQS.

Mercedes EQC | Mercedes-Benz

En el interior encontramos un habitáculo muy limpio y futurista, con capacidad para cinco pasajeros y una carga tecnológica de primer nivel: iluminación ambiental, metales tratados a modo de decoración, un gran display que sirve tanto ofrecer información de abordo como para utilizar el sistema de infoentretenimiento...todo está cuidadosamente seleccionado para hacer del EQC uno de los vehículos más atractivos de su segmento.

Mecánicamente el EQC se denomina EQC 400 debido a los 400 CV de potencia combinada de sus dos propulsores eléctricos, uno situado en cada eje. De esta manera, el EQC es también un modelo con tracción total permanente, inteligentemente gestionada para ofrecer el mejor agarre en cualquier situación.

Capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5.1 segundos, el EQC tiene una velocidad máxima limitada electrónicamente a 180 km/h, siendo capaz de recargar sus baterías, de 80 kW, en 40 minutos hasta el 80% gracias a la carga rápida a 110 kW. Su autonomía se ha fijado en 450 kilómetros según ciclo NEDC, una cifra que se reducirá hasta 350 kilómetros en condiciones reales.