Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Será una realidad antes de lo que creemos

El radar del futuro medirá las emisiones de CO2, pronto será real y ya lo están probando en Madrid

Las emisiones de CO2 producidas por los coches son un problema que preocupa a numerosas instituciones, motivo por el que se está ideando un radar capaz de captarlas.

Publicidad

No es ninguna novedad que la forma en la que se está afrontando la contaminación automovilística está cambiando, y claro ejemplo de ello son las ZBE que se están impulsando en diferentes ciudades y las modificaciones que experimentará Madrid Central. Ahora, la capital española vuelve a cobrar protagonismo con el que promete ser el radar del mañana: un prototipo capacitado para medir las emisiones de CO2 de los coches que están a su alcance.

Tal y como indicamos, de momento se encuentra en fase de pruebas, pero ya ha sido posible verlo actuar en el corazón de Madrid. Gracias a este sistema, las grandes urbes pretenden determinar el acceso de los vehículos en función de las emisiones de CO2 que producen y no tanto por el etiquetado que, de alguna manera u otra, seguirá influyendo.

Concretamente está posicionado en la calle Prim, en Madrid. Su capacidad de actuación le permite medir de forma masiva las emisiones de todos y cada uno de los vehículos que circulan por sus inmediaciones. Y lo cierto es que su funcionamiento no difiere demasiado del de un radar convencional, salvo que accede a una base de datos más trascendente en lo que al cuidado del planeta se refiere.

Por medio de un haz de luz infrarrojo y ultravioleta este es capaz de leer la matrícula del vehículo para poder acceder a su ficha técnica. Dicha información la recoge directamente de la base de datos establecida por la DGT o, en su defecto, de los registros municipales. Además, el radar de emisiones también está dotado con la función de medir la velocidad a la que circulan los coches que registra.

Con todo ello, el radar de emisiones ya se encuentra en su fase 2 de desarrollo. Durante la primera, éste estuvo en activo durante 36 días y registró un total de 67.388 vehículos, de los cuales un 4,7% no contaban con distintivo medioambiental, lo que conllevaría una multa según la zona por la que el radar los detecte circulando.

De esta manera, Madrid abre la beda para un nuevo sistema que promete ser el radar del futuro, midiendo tanto velocidad como emisiones producidas, dos aspectos que, en caso de superarse, serán penados con una sanción económica. Paulatinamente veremos a este sistema en acción seguramente al mismo ritmo que se vayan endureciendo las medidas establecidas por las nuevas ZBE.

Publicidad