Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Un problema para millones de conductores

El problema de los desplazamientos cortos durante Semana Santa: se multiplica el riesgo de sufrir un accidente

Esta Semana Santa tampoco será como las que conocemos habitualmente, pero no por ello dejan de surgir riesgos con los desplazamientos por carretera

Publicidad

La Semana Santa es el primer gran descanso del año, unas vacaciones que millones de españoles aprovechan para descansar y desconectar. Pese a todo, en 2021 tampoco vamos a vivir una Semana Santa al uso, ya que si bien no estamos encerrados en nuestras casas como en 2020, las restricciones de movilidad presentes este año también harán disminuir de manera sensible los desplazamientos por carretera.

Con una movilidad por carretera claramente mermada, el número de desplazamientos se reduce también ostensiblemente, lo que suele traer consigo un menor número de accidentes de tráfico. Esto, a priori, parece una buena noticia…¿no? La respuesta es que sí, pero también supone un mayor riesgo en otro aspecto: el de los desplazamientos cortos.

La mayoría de comunidades autónomas, pese a no permitir los viajes entre diferentes comunidades, sí permiten los desplazamientos entre provincias de la misma comunidad, lo que anima a muchos conductores, a muchas familias, a viajar dentro de su comunidad en busca de, al menos, un día de asueto, de descanso y de entretenimiento.

Con estos viajes se produce un fenómeno muy peligroso: el de la confianza. Y es que al tratarse de carreteras relativamente cercanas a nuestros domicilios, son vías que generalmente conocemos y, por tanto, nos resultan familiares a la hora de circular por ellas. Esto provoca una sensación de relajación y distracción que, sin duda, resulta perjudicial.

Y es que la mayoría de estas vías son carreteras convencionales, vías secundarias que, estadísticamente, concentran la inmensa mayoría de los accidentes de circulación. Consciente de ello, la DGT ha lanzado una advertencia, un recordatorio en el que se nos avisa de no bajar la guardia: la mortalidad en vías secundarias es muchísimo mayor que en vías rápidas como autopistas o autovías. Recuerda, siempre, respetar el límite de velocidad en vías convencionales, fijado en 90 km/h.

Publicidad