El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 5 de Madrid ha anulado la multa impuesta a un conductor por exceso de velocidad después de que el helicóptero de la Dirección General de Tráfico lo captara circulando a 138 km/h por una vía cuya velocidad máxima permitida es de 100 km/h. VER VÍDEO.

Fue el 5 de junio de 2018 cuando el cinemómetro que lleva instalado el Pegasus hizo capturar la imagen del vehículo sobrepasando en 38 kilómetros por hora el límite establecido para la M-607 de Madrid, mientras la aeronave sobrevolaba dicha carretera. Esta sanción suponía la pérdida de 2 puntos del carnet y el pago de 300 €.

Ante un caso como este, la empresa de gestión y recurso de multas Pyramid Consulting que representaba al conductor siempre solicita la acreditación de las revisiones periódicas obligatorias del radar en cuestión, con el fin de demostrar que las imágenes no han sido alteradas ni captadas erróneamente. Y es que la normativa determina que tanto los radares como las cajas en las que se sitúan estos dispositivos deben pasar una inspección cada cierto tiempo, y esto por supuesto incluye a los que incorpora el Pegasus.

Dado que no consta la verificación en este caso, porque no se ha aportado ningún certificado que lo acredite, el juez ha estimado que se ha de anular la sanción impuesta al conductor. La sentencia, contra la que no cabe recurso, pone fin a un proceso que ha durado más de un año e impone además a la Jefatura Provincial de Tráfico de Madrid, el abono de las costas procesales hasta un máximo de 200 €.