El piloto del Mundial de Turismos WTCR, Mikel Azcona ha cambiado el Cupra TCR por el Cupra Ateca para circular sobre la primera pista de carreras construida en la azotea de un octavo piso con el cielo de París de fondo.

Ha pasado tan solo un año desde que CUPRA lanzó el primer modelo de la marca. Un modelo inspirado en las carreras, pero diseñado para la ciudad. Hoy deja las calles a ras del suelo para volver a sus orígenes, en un circuito construido en tan solo seis días en el centro de la capital francesa.

Cupra Ateca | SEAT

A 120 kilómetros por hora y 27 metros del suelo: Sin estar a la altura del monumento símbolo de la capital francesa, este circuito se lleva el logro de ser el primero en construirse en una azotea de un octavo piso en París. Una pista que acaba en una curva con una inclinación de 21 grados. “He estado en circuitos de carreras en todo el mundo, pero nunca en uno de estas características con estas vistas tan espectaculares”, afirma el piloto Mikel Azcona. VER VIDEO.

El CUPRA Ateca llegó en el 2018 al mundo de los SUV con sus 300 CV, que no han dejado indiferente a Azcona durante esta prueba. “Lo que más me ha impresionado es la agresividad que tiene y la potencia que desarrolla, además de lo ágil que es en las curvas”.

El Cupra Ateca conquista el cielo de París | SEAT

En una pista deslizante en la que el agua quiso ser un nuevo protagonista de esta experiencia, la lluvia tampoco ha sido un inconveniente para el CUPRA Ateca con su tracción total 4Drive. “Conducir bajo la lluvia aún me ha impresionado más, pero me ha sorprendido el agarre que tenía en esta pista deslizante, era increíble”.

El modelo SUV de CUPRA tiene cifras de récord, con más de 7.600 unidades vendidas desde su lanzamiento.