Centímetros Cúbicos » Noticias

No conduzcas con resaca, es más peligroso de lo que parece

5 efectos de la resaca sobre la conducción: así afecta a tu cuerpo

La resaca es incómoda y molesta, pero si hablamos de conducción...es, además, peligrosa

Publicidad

Daniel Valdivielso | Madrid
| 02.01.2019 11:08

Estas fiestas navideñas están siendo intensas: reuniones familiares, comidas, cenas, celebraciones...en las que el alcohol puede estar presente de forma muy notable. Por eso, es posible que alguna de estas mañanas te despiertes y pienses "no voy a beber nunca más", pero...¿te has parado a pensar cuáles son los efectos de la temida resaca en la conducción? Aquí tienes cinco factores en los que afecta a la conducción:

1. Ralentización

El alcohol desaparece del cuerpo tras ser metabolizado por el organismo, pero eso no implica que sus efectos se disuelvan como la sal en el agua. De hecho, pueden pasar más de 12 horas hasta que nuestro cerebro recupere su agilidad normal, lo que influye de forma negativa en la conducción.

2. Dolor de cabeza y pérdida de concentración

La pérdida de concentración es especialmente grave cuando hablamos de la conducción. Tener dolor de cabeza supone un problema grave ya que perjudica nuestras atenciones al volante, así como nuestro poder de concentración y toma de decisiones.

3. Vista más sensible

La vista también resulta afectada por la resaca. No de forma directa, ya que nuestros ojos no sufren ningún daño, pero la capacidad para procesar la información y para asumir cambios de luz bruscos como la entrada y salida de túneles sí es muy notable, deslumbrándonos de forma más fácil y mucho más intensa.

4. Alteraciones hemodinámicas

¿Qué significa ésto? Básicamente que tu ritmo cardiaco es mayor de lo que se considera normal, lo que influye a su vez en otros factores como el cansancio, que se hace más evidente. Todo ello afecta, una vez más, a la conducción, impidiendo una correcta atención y manejo al volante.

5. Sensibilidad al mareo

Conducir y marearse es más difícil que marearse mientras se viaja de pasajero, pero debido a la resaca, cuando los sentidos no están todo lo afinados que deberían, puede llegar a darse el caso, lo cual implica un riesgo enorme en la conducción, perdiendo buena parte de la atención y de la capacidad de reacción.

Publicidad