Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Un problema que puede provocar serios accidentes

"Efecto manada": el problema para la DGT de los conductores que se dejan llevar

La circulación por vías rápidas entraña ciertos riesgos que, de no respetarse las normas de tráfico, pueden desembocar en accidentes de tráfico perfectamente evitables

Publicidad

Los viajes por carretera son una de las principales preocupaciones de las autoridades, especialmente en periodos como el verano, donde el número de desplazamientos se multiplica con motivo de las vacaciones. La mayoría de estos viajes se realizan bien en vías rápidas -autovías y autopistas- o bien en vías convencionales, las conocidas por todos como "carreteras nacionales".

El exceso de velocidad es una de las principales causas tanto de siniestralidad como de mortalidad en las carreteras, de ahí que las autoridades, con la DGT a la cabeza, luchen con intensidad contra esta tendencia. La Dirección General de Tráfico, por su lado, alerta de la presencia del llamado como "efecto manada", una actitud al volante que puede provocar más de un accidente de tráfico perfectamente evitable.

¿Qué es el "efecto manada" y por qué preocupa tanto a la DGT?

A través de su perfil en Twitter, la Dirección General de Tráfico ha recordado a los conductores la necesidad de huir del llamado como "efecto manada", pero...¿a qué se refieren cuando hablan de ello? Pues básicamente a la idea de "dejarse llevar" por otros conductores que circulan más rápido que nosotros, un efecto de "arrastre" que provoca que conductores que circulan a una velocidad correcta terminen por desplazarse sobrepasando los límites de velocidad de manera casi inconsciente.

Este acto, que como hemos dicho supone en la mayoría de ocasiones circular sin respetar los límites de velocidad y sin respetar la distancia de seguridad supone también multiplicar las posibilidades de sufrir un accidente. El "efecto manada" se manifiesta especialmente en vías rápidas, en las que la circulación es más fluida y, por tanto, es más fácil pisar el pedal del acelerador sin contemplaciones.

Además de los potenciales problemas con las autoridades por superar el límite de velocidad, el "efecto manada" supone además un extra de peligrosidad al disminuir la distancia de seguridad, lo que unido a las posibles maniobras evasivas y frenazos por encontrarse con otros vehículos que circulan a menor velocidad, hace que las situaciones de riesgo se multipliquen.

Publicidad