AB Dynamics ha sido uno de los nombres más repetidos a la hora de hablar de robots y de vehículos autónomos durante los últimos meses. La empresa británica, fundada por Anthony Best, ha trabajado en el desarrollo de múltiples sistemas de seguridad activa para vehículos, algunos de ellos semiautónomos, además de trabajar en simuladores o tecnología de pruebas. Incluso hace dos años pudimos ver los avances en materia de prototipos militarse de vehículos ligeros destinados al transporte de tropas que también eran dirigidos por una Inteligencia Artificial.

Uno de sus proyectos más ocultos nos presenta la posibilidad de desarrollar el transporte unipersonal, en este caso a través de una moto que se movería de forma autónoma junto al resto de tráfico y que contrasta en gran medida con la filosofía de este tipo de tecnología que se ha presentado hasta ahora, con vehículos que te llevarían del destino A al B permitiéndote mantener una conversación con el resto de ocupantes, reuniones laborales e incluso aprovechar el tiempo del trayecto para disfrutar de los hobbies personales.

 

Los primeros test ya se han realizado simulando condiciones normales como las de rodar con otros vehículos de cuatro ruedas, adelantamientos, circulación en ambos carriles o situaciones de tráfico normal. El proyecto, encabezado por AB Dynamics cuenta con la colaboración de la empresa tecnología AutoRD, la cual ha participado en la adaptación de una BMW C1 que se había convertido en la ‘mula de pruebas ideal’ por la presencia de ABS incorporado, la no necesidad de utilizar el embrague manual y la célula de seguridad en forma de techo que en este caso permite la instalación de numeroso sensores y aparatos de GPS.

En cuanto al sistema que asegura el movimiento del manillar, así como la inclinación de la moto, se ha optado por un software de radiocontrol y giroscopios que permiten controlar en todo momento la posición del vehículo. Desde AB Dynamics apuntan a que este tipo de soluciones también podría ser utilizado en la industria actual de las motocicletas, en este caso, eliminando las reacciones humanas, la fatiga de los conductores en las pruebas más arduas y además se asegura un buen grado de repetitividad que permita a los ingenieros y a los técnicos pulir otros aspectos del desarrollo.