Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

MULTAS ECONÓMICAS Y ADMINISTRATIVAS

La DGT recuerda (por enésima vez) qué ocurre si conduces con chanclas o sin camiseta

Cada verano recupera la campaña con la que advierten de las consecuencias que pueden tener este tipo de gestos.

Publicidad

Con la llegada del verano regresa una de las campañas recurrentes de la Dirección General de Tráfico con la que advierte de una serie de riesgos que toman algunos conductores sin ser conscientes de que pueden provocar un accidente. No, no hablamos de los excesos de velocidad sino de conducir con chanclas o sin camiseta: la DGT recuerda (por enésima vez) qué ocurre si circulas de esta manera.

Lo cierto es que estas acciones no están prohibidas de manera explícita en el Reglamento General de Circulación, pero sí hay normas que aluden a la conducción segura. O lo que es lo mismo: no hay un artículo que te impide conducir con chanclas o sin camiseta, pero sí un conjunto de ellos que penalizan todos los gestos que impiden ponerse al volante con seguridad como son el 3.1, el 17.1 y el 18.1.

Es mejor no conducir con bañador o chanclas
Es mejor no conducir con bañador o chanclas | SEAT

Con chanclas y sin camiseta

Manejar el coche descalzo o con chanclas (cuando éstas son modelos que no se ajustan al pie y, por lo tanto, se pueden soltar) es una infracción cuyo grado correrá a cargo del agente sancionador. En función de su mayor o menor gravedad, las cantidades pueden oscilar entre los 80 y los 200 euros sin olvidar que pueden restarnos hasta tres puntos en el carnet de conducir.

Ponerse al volante sin camiseta está castigado con una multa que se mueve en las mismas cantidades: 80-200 euros. Dependiendo de la consideración del agente, perderemos la misma cantidad de puntos si lo considera una infracción peligrosa.

Compartir coche en viajes largos: cómo hacerlo de forma segura este verano
Compartir coche en viajes largos: cómo hacerlo de forma segura este verano | Wendell Fernandes | Unsplash

El efecto submarino

Poner los pies en el salpicadero y colocar una toalla para evitar que los asientos se mojen o se manchen también entra dentro de las ilegalidades veraniegas. ¿La razón? Ambos gestos facilitan el temido efecto submarino: en el caso del conductor el castigo será el mismo que en los casos anteriores (80-200 euros y una posible detracción de tres puntos) y si se trata del resto de pasajeros la cuantía podrá ser de hasta 100 euros.

Por último, podremos protegernos la cabeza mientras conducimos siempre que la prenda elegida no nos tape las orejas. En este caso disminuiría nuestras capacidades auditivas impidiendo que pongamos toda la atención necesaria en la carretera e incumpliendo el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación.

Publicidad