Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

La DGT apuesta por los 30 km/h como límite genérico para el entorno urbano

La DGT quiere implantar los 30 km/h de límite en todas las ciudades, ¿es lo correcto?

¿Son los 30 km/h la respuesta para reducir de forma sustancial la siniestralidad en las ciudades? La DGT apuesta claramente por ello...

Accidente en ciudad

Agencias Accidente en ciudad

Publicidad

Los accidentes de tráfico en entornos urbanos se cobran, todos los años, cientos y cientos de vidas. Desgraciadamente, los peatones y los motoristas, así como otros usuarios de la ciudad como los ciclistas, son muy vulnerables en caso de colisión, que suelen terminar con resultado de muerte debido, sobre todo, a la velocidad en el momento del accidente.

La DGT lo sabe, y tomando el ejemplo de Madrid, que ya ha limitado la velocidad máxima en el 80% de sus calles a 30 km/h, apuesta por extender la propuesta de velocidad máxima a todo el territorio español. Limitando la velocidad en ciudad a 30 km/h se ahorrarían, según la DGT, centenares de vidas cada año.

Pese a que la diferencia entre circular a 30 km/h y hacerlo a 50 km/h no parece muy grande, las cifras son claras: en un atropello a 50 km/h las probabilidades de fallecer son sensiblemente superiores frente a un atropello a 30 km/h, donde la mortalidad es prácticamente nula. Pere Navarro, director general de la DGT, lo tiene claro: "A 30 km/h, en cambio, sólo hay accidentes de chapa. Puedes tener heridos, pero no muertos"

Pese a que algunos conductores no están de acuerdo con la medida, ya son varias las ciudades que han solicitado a la DGT reducir sus límites de velocidad a 30 km/h. Entre las ciudades que lo han pedido expresamente están, por ejemplo, Bilbao o Valencia. ¿Es ésta la solución? En la actualidad ya son muchos los vehículos que incorporan de serie sistemas de frenado de emergencia en ciudad, capaces de reconocer una situación de peligro y actuar de forma autónoma sobre el freno.

Un vehículo a 50 km/h recorre unos 15 metros hasta detenerse si aplica los frenos a tope, mientras que circulando a 30 km/h, la distancia apenas ronda los 7-8 metros. Sin duda, es una diferencia notable (cercana al 100%) que puede evitar muchos accidentes al cabo del año.

Publicidad