No hace mucho que los conductores tuvimos que asumir una variación muy importante en nuestra cotidianidad al volante. Hablamos del cambio de uno de los límites de velocidad más relevantes, el que afecta a las carreteras convencionales. Fue el 1 de enero de 2019 cuando el límite de velocidad de las carreteras convencionales descendió.

Como siempre cuando hablamos de un cambio tan "importante", en los primeros compases de este cambio se produjo un gran revuelo: los conductores pusieron el grito en el cielo mientras que las autoridades insistían en la utilidad de un cambio que pretendía minimizar la mortalidad en las carreteras convencionales. VER VÍDEO.