En las últimas semanas el nivel de presión sobre las carreteras españolas es muy bajo debido a la incidencia del coronavirus en nuestro día a día, que limita al máximo nuestros desplazamientos. Sin embargo, poco a poco el país va recuperando la normalidad, un hecho que hará que millones de conductores comiencen, de nuevo, a utilizar el coche con más frecuencia.

Esta afirmación no supone un problema en sí misma, pero sí pone en alerta a la DGT ya que al aumento del tráfico rodado hay que sumar la estación del año en la que estamos, primavera, una de las más "peligrosas" para los alérgicos, que sufren durante un buen puñado de semanas los efectos del polen en suspensión, con síntomas muy molestos que pueden llegar a suponer un riesgo en la carretera. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: ¿Cómo reducir al máximo los efectos de las alergias al volante sin medicarse?

La llegada de la primavera provoca a muchos alérgicos una gran incomodidad a la hora de conducir, algo que puede dificultar mucho la acción y el peligro que conlleva.

Antes de salir de casa sería buena idea comprobar los niveles de polen por medio de la página web de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica. Algunas aplicaciones para el móvil también pueden decirnos los niveles de polen.

Aunque como la alergia al polen no tiene cura, podemos evitar los síntomas al volante con algunas recomendaciones muy sencillas. Tu coche también puede ayudarte así.