Los radares siguen causando estragos entre los conductores. Las multas por exceso de velocidad son elevadas, siendo además las grandes protagonistas en cuanto a reclamación de multas. Justo en este último apartado es donde cabe destacar el defecto que suele ser el principal motivo de reclamación, la aplicación o su defecto, de los que recoge la ley en tanto a la sanción aplicable en función de la velocidad a la que fue capturado el vehículo a su paso por un radar de velocidad fijo, móvil o de tramo. No, mucho nos tememos que no siempre se aplican los márgenes de error en los radares y por ello deberías revisar muy bien tus multas.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 18 de Madrid ha reducido la cuantía y puntos que iban a ser retraídos a un conductor tras haber sido "cazado" a una velocidad de 152 kilómetros por hora en la carretera R-2, a la altura del kilómetro 48, en la provincia de Guadalajara. Esta sanción supone una multa de 300 euros y la detracción de 2 puntos del carné de conducir, sin embargo el fallo a favor del sancionado al reclamar la correcta aplicación del margen de error (5% al tratarse de un radar fijo) ha fijado la sanción final en una multa de 100 euros sin pérdida de puntos al establecer la velocidad real en 144,40 Km/h. Recordemos que en una vía limitada a 120 Km/h, el radar salta a partir de 131 Km/h y supondría una multa de 100 euros sin retirada de puntos hasta los 150 Km/h.

Vídeo: Así es la polémica estafa del radar

La base legal en la que se ha sustentado la sentencia fijada en 2015 por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Dicha sentencia establece que la velocidad que aparece en un radar no es real ya que no existe una programación expresa de los dispositivos para que realicen el cálculo de margen de error, o de sí realizarlo, no se notifica que se haya realizado el cálculo teniendo en cuenta el margen de error fijado y obligado según la Ley de Seguridad Vial. Según informa AEA (Automovilistas Europeos Asociados), la DGT habría impuesto 285.137 sanciones por exceso de velocidad con importes y detracción de puntos por encima de lo que estipula la ley, una cifra que supone en torno al 10% del de las denuncias realizadas por los radares fijos y móviles de la DGT a lo largo del año 2016.