El verano ya ha llegado, y con él, los grandes desplazamientos por carretera propios de las vacaciones estivales. Con motivo de ello, la DGT ha diseñado un dispositivo especial para el control del tráfico durante las vacaciones de verano, un dispositivo que se pone en marcha mañana día 28 de junio extendiéndose en el calendario hasta el próximo día 1 de septiembre.

Dos meses y unos pocos días en los que la DGT, con todo su poder, estará aún más pendiente de nuestros movimientos para garantizar la seguridad en las carreteras españolas, una acción que llevará a cabo valiéndose de un fuerte dispositivo en el que, este año, las principales novedades son la puesta en funcionamiento de 20 nuevos radares y la entrada de 300 nuevos agentes a la plantilla de Tráfico.

Las cifras totales del dispositivo de la DGT no dejan lugar a dudas: la DGT quiere tenerlo todo controlado, poniendo especial énfasis en actitudes delictivas como el exceso de velocidad y el uso del teléfono móvil al volante. Para ello un total de 9400 agentes de Tráfico, ayudados de cientos de radares, 12 helicópteros Pegasus y 11 drones controlarán nuestro comportamiento en el coche.

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, ha presentado hoy el dispositivo especial de la DGT para un verano, el de 2019, en el que se preven 90 millones de desplazamientos por carretera, 43 millones durante el mes de julio (un 1.73% más que el año pasado) y 47 millones durante el mes de agosto, lo que supone un incremento del 1.57% respecto al mes de agosto de 2018.