Los límites de velocidad parecen no ser obligatorios para todos los conductores. Es lo que se desprende, al menos, de la última noticia que hemos conocido respecto a este polémico aspecto. Y es que un conductor ha sido interceptado circulando a 156 km/h en una autopista, una cifra nada desdeñable que constituye una infracción, a priori, grave.

Se convierte en muy grave cuando sabemos más datos: el conductor en cuestión tenía limitada su velocidad máxima a 90 km/h, debido a su edad, 88 años. Éste conductor, además, tenía limitado su radio de conducción a 20 km a la redonda desde su domicilio debido a sus mermadas capacidades físicas. Todas estas limitaciones, sin embargo, no han sido suficientes para evitar una gravísima infracción.

Detectado en una autovía de Ourense, el anciano conductor ha cometido varias infracciones, todas ellas muy graves, de forma que se le retirará el carnet durante una larga temporada, dejando de conducir el SEAT Ibiza en el que fue detectado excediendo ampliamente el límite de velocidad.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense recuerda que todos los conductores que tienen alguna limitación en su carnet de conducir tienen la obligación de ajustarse a ellas de forma permanente, ya que han sido impuestas con el fin de garantizar la movilidad de estas personas sin que ello suponga un riesgo para el resto de conductores. Con esta noticia se reabre el debate: ¿hasta qué edad debería estar permitido conducir?