La ITV puede suponer un problema si no prestas atención a los detalles

La ITV puede suponer un problema si no prestas atención a los detalles

Nueva ITV: 4 detalles que puedes revisar tú mismo y que pueden hacerte suspender

Los detalles son más importantes de lo que parece: algunos son simples de revisar y pueden suponer un suspenso en tu próxima ITV

Miras el calendario: sí, efectivamente, la cita para pasar la ITV de tu coche está más cerca de lo que pensabas, y el tiempo se te echa encima. Pasar la ITV es, todos los sabemos, un trámite que puede llegar a ser pesado debido a la inversión de tiempo y dinero que tenemos que realizar. Sin embargo, es necesario para garantizar la seguridad de todos los vehículos que circulan en nuestro país.

La nueva ITV es más restrictiva y exigente que nunca: es más difícil aprobarla si nuestro coche tiene algún tipo de defecto, por lo que conviene prestar atención a posibles detalles que pueden hacernos caer en la próxima inspección técnica que realicemos a nuestro coche. Aquí tienes cuatro detalles fácilmente revisables por ti mismo y que pueden suponer la diferencia entre suspender o aprobar la ITV.

El primero de ellos son los cinturones de seguridad: comprueba que los cinturones de todas las plazas funcionan correctamente, tanto los delanteros como los traseros. Deben desplegarse y enrollarse con suavidad y rapidez, abrocharse fácilmente y bloquearse con un tirón firme. El segundo es la iluminación: ya no sólo la presencia de alguna bombilla fundida (algo que puede comprobarse con facilidad) sino el reglaje de los faros: si alguno de los faros delanteros está mal reglado, puede suponer una falta por peligro de deslumbramiento. Incluso, dependiendo del coche, puedes regularlos en casa. Comprueba el manual de instrucciones de tu coche.

El tercer punto es el dibujo de las ruedas. Si hace bastante que no cambias los neumáticos de tu coche, fíjate bien en el dibujo de las bandas de rodadura en su totalidad, incluidos los extremos. Puede que encuentres alguna irregularidad o rotura que suponga un problema de seguridad. El cuarto punto que puedes revisar fácilmente es la presencia de deformaciones en la carrocería. Si tu coche presenta alguna abolladura pero no excesivamente grande o agresiva, no te preocupes, pero si la abolladura deja a la luz bordes cortantes o aristas muy marcadas, lo más probable es que recibas una ITV desfavorable.

Seguro que te interesa

Daniel Valdivielso | Madrid | 20/12/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.