No cabe la menor duda de que los son uno de los principales temores de los conductores, tanto fijos como móviles, o . Alrededor de ellos figuran un sinfín de leyendas como la incertidumbre en relación a la aplicación de , aunque hay que tener cuidado porque se ha demostrado que , pero una de las más importantes no es otra que la que asegura que los radares no funcionan de noche, y mucho menos lo que usan flash si están instalados en sentido contrario a la circulación. Pero mucho no tememos amigo conductor que ninguna de estas leyendas es cierta. Los radares, tanto fijos como móviles con flash y en sentido contrario, pueden funcionar de noche. No todos, pero sí que existe una amplia gama de radares que trabajan igual de bien de día que de noche, especialmente que emplean cámaras por infrarrojos de alta resolución. Pero la gran leyenda en tanto al funcionamiento de los radares de noche rodea el uso del flash, especialmente si este está situado en sentido contrario. Lamentablemente también es una situación posible y se da en nuestras carreteras. El uso de flash por parte de radares instalados en sentido contrario está permitido por ley, siendo tan sólo objeto de polémica por la desigualdad que genera entre automóviles y motos al carecer de estas últimas de matrícula delantera. Ante un exceso de velocidad, la moto no podría ser identificada aunque fuese registrada la velocidad, sin embargo un coche o camión a través de su matrícula delantera podría ser perfectamente identificada. Todos aquellos que argumentan que el flash puede poner en riesgo nuestra seguridad al dejarnos ciegos por un instante, desafortunadamente tampoco tienen razón y las diferentes pruebas que se han realizado en este sentido han demostrado que la rapidez de encendido y apagado de este tipo de flashes es tal que el ojo humano apenas se ve afectado, lo que echa por tierra el recurso de que el uso de radares con flash, de noche y en sentido contrario deberían prohibirse por provocar ceguera en los conductores. Esto no quita que el uso de ellos esté exento de polémica ya que aunque sea por una fracción de segundo, ese momento de sorpresa y falta de visibilidad se produce.
En Centímetros Cúbicos: |