Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Para denominar a las carrocerías coupé y cabrio nació el M4

Del primero al último: repasamos todas las generaciones del BMW M3

Esta semana hemos repasado todas las generaciones del BMW M3 en Centímetros Cúbicos, una de las sagas más apreciadas y exitosas del mundo del motor.

Publicidad

Esta semana hemos repasado la historia del BMW M3 y, como debido a la asignación de números pares por parte de la marca bávara para denominar a las carrocerías coupé y cabrio, nació el M4.

El primero de la saga fue el M3 E30, un coche de apenas 200 caballos y 1.300 kilos de peso. Vio la luz en 1985 y nació por y para la competición, porque había que construir 5.000 unidades para desarrollar el coche de carreras. Sus éxitos no tardarían en llegar.

Pero, como todo en la vida, había que evolucionar y, sobre la base de la tercera generación del Serie 3, el conocido como E36, el M3 apareció de nuevo. Para muchos es o ha sido el 'patito feo' de toda la saga, porque su estética no tiene nada que ver con su antecesor, siendo mucho más discreto. Pero no hay que dejarse engañar por las apariencias, porque debajo del capó se escondía un motor seis cilindros de 3.000 y 3.200 centímetros cúbicos, con potencias de 286 y 321 caballos, respectivamente.

Con la llegada del nuevo milenio y la cuarta generación del Serie 3, la conocida como E46, apareció en el año 2000 otro M3. Aquí la cosa cambiaba, porque su imagen recordaba al E30 con estos pasos de rueda ensanchados que podían albergar llantas de hasta 19 pulgadas. Es decir, a simple vista, sabias que era un 'M' de verdad. La potencia de su motor de 3.200 centímetros cúbicos aumentó hasta los 343 caballos y la electrónica empezaba a ser protagonista.

Y del E46 al E92 ¿Un M3 con motor V8? Muchos se llevaron las manos a la cabeza cuando en 2007 apareció este modelo con dos cilindros más de la cuenta, 420 caballos y propulsión trasera. Una de sus señas de identidad era la joroba del capó.

Y llegamos a la penúltima generación. Otro momento importante dentro de la saga de los M3 porque entró en escena el M4, debido a la asignación de números pares por parte de BMW para denominar a las carrocerías coupé y cabrio.

Una de cal y otra de arena, porque tanto el M3 como el M4 volvieron al motor de seis cilindros pero, esta vez, con turbo. Dando lugar a 431 caballos y mucho nervio desde la zona baja del cuentavueltas.

Todos los programas completos de Centímetros Cúbicos y los mejores momentos en Atresplayer.

Publicidad