De película. Tanto el coche, el Ford Mustang GT de Bullitt, como el precio por el que se ha vendido: 3,4 millones de dólares. Reapareció hace dos años cuando todo el mundo pensaba lo daba por perdido y ahora se convertido en el Mustang más caro de la historia. ¿Qué pensaría Steve McQueen, que tantas y tantas veces intentó hacerse con el mítico ‘muscle car’ y nunca lo logró?

Durante diez emocionantes minutos, el teniente Frank Bullitt, interpretado por Steve McQueen, persigue a un Dodge Charger negro conducido por un mafioso de Chicago por las empinadas y serpenteantes calles de San Francisco. Esta escena está considerada como la primera persecución automovilística filmada con cámaras subjetivas. Efectivamente, pertenece a Bullitt, la película dirigida por Peter Yates en 1968.

Un personaje más de la película

Además de los dos protagonistas, muchas miradas se fijaron en aquel Mustang verde porque el que, originalmente, se pagaron 3.500 dólares. En el film se usaron dos Mustang, pero el que acaba de ser subastado es el que se empleó para la mayor parte de la película. El otro estaba destinado a las escenas peligrosas y apareció, hace poco, en México… sin el motor original y con la carrocería cambiada. El que nos ocupa hoy fue bautizado como ‘Hero Car’ y McQueen lo consideró un personaje más y no un accesorio, razón por la que no modificó ninguna de las especificaciones que se llevaron a cabo para rodar Bullitt.

Ford Mustang GT de Bullitt | Subastas Mecum

Y es que aquel Mustang no era un modelo convencional. Su parrilla estaba oscurecida, lucía unas llantas Torq Thrust de color gris y la pintura se trató para que su apariencia fuera más auténtica. Además, quitaron los emblemas y las luces traseras y el motor se modificó para que fuera más potente y fuerte. A estos cambios, hubo que añadir los necesarios para rodar con un vehículo. De esta manera, se soldaron tres tubos de metal debajo de los balancines, perpendiculares a la línea central del automóvil para acomodar las cámaras y se hicieron agujeros en el maletero para que los cables del generador pasaran a las cámaras y las luces.

El Ford Mustang más caro de la historia

Después de rodar Bullitt, los padres de Sean Kiernan (el ya expropietario del coche) fueron los dueños de aquel preciado Mustang. Y hablamos de preciado porque Steve McQueen intentó comprarlo varias veces, pero todas sus ofertas fueron rechazadas por sus propietarios. Después de recorrer 74.000 kilómetros, el Mustang de Bullitt echó el freno de mano en 1981 y durante muchos años se pensó que el coche original había desaparecido. Nada de eso. En 2018 reapareció con motivo del 50º aniversario de la película.

Ford Mustang GT de Bullitt | Subastas Mecun

Ahora, dos años después, ha vuelto a hacer acto de presencia de la mano de Mecum Auctions. Lo ha hecho en una subasta que tuvo lugar en el Osceola Heritage Park de Kissimmee, en Florida (Estados Unidos). Allí fue donde el Ford Mustang de Bullitt se convirtió en el Ford Mustang más caro subastado hasta el momento ya que por él se han pagado 3,4 millones de dólares, unos 3 millones de euros.