Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

PUEDEN PASAR DESAPERCIBIDOS

4 motivos de suspenso inmediato en la ITV

Si en tu coche fallan estos cuatro aspectos, no pasarás la ITV.

Publicidad

Seguro que, sobre todo si ya llevas varios años conduciendo, has tenido que acudir en alguna ocasión a una estación de ITV para realizar las inspecciones técnicas correspondientes con las que los diferentes ingenieros y técnicos que trabajan en estas instalaciones son capaces de asegurar que todos los vehículos de nuestro país circulan manteniendo un mínimo de seguridad tanto a nivel técnico como a nivel administrativo.

Son muchos los componentes que utiliza cada uno de los vehículos que utilizamos y con los que nos cruzamos cuando estamos conduciendo, lo que les hace susceptibles de fallar y, por tanto, de averiarse. Se trata de algo relativamente normal que, si bien no resulta agradable para nadie, se repite con más frecuencia de lo que nos gustaría en algunas ocasiones. VER VÍDEO.

Motivos para llevarte un suspenso en la ITV

Algunas averías y desgastes resultan evidentes, de manera que los usuarios del vehículo pueden hacer frente a ello con relativa facilidad. En cualquier caso, algunos defectos de nuestro coche pueden llegar a pasar desapercibidos para el conductor, de manera que al acudir a la revisión de la ITV esta termine con un rotundo suspenso que nos impida seguir circulando con nuestro vehículo. Repasamos cuatro motivos de suspenso inmediato en la ITV:

- 1. Luz de freno: si el interruptor del pedal de freno de tu coche se rompe, es posible que no te des cuenta y que, a la vez, tu coche deje de encender las luces de freno cuando pisamos el pedal, lo que supone una importante “brecha de seguridad” a la hora de circular.

- 2. Emisiones: puede que no te des cuenta y que el coche, aparentemente, funcione con normalidad. Sin embargo, el catalizador de tu motor o el sistema de inyección pueden no funcionar de manera correcta, lo que supone de nuevo un suspenso inmediato en la ITV ya que ningún vehículo es capaz de superar la inspección emitiendo más gases contaminantes de los que ha homologado antes de salir al mercado.

- 3. Neumáticos: si los neumáticos de tu coche están excesivamente desgastados, notarás que el vehículo comienza a comportarse de manera insegura. Sin embargo, algunos conductores instalan de manera voluntaria o involuntaria neumáticos con especificaciones que no son las apropiadas para su vehículo, lo que supone un suspenso inmediato en la inspección.

- 4. Defectos en el bastidor: todos los vehículos salen de fábrica con un grabado físico en su bastidor, un grabado consistente en un código que utiliza letras y números para la correcta e inequívoca identificación de la unidad en cuestión. Si esta inscripción presenta defectos o resulta ilegible, el vehículo no podrá seguir circulando.

Te puede interesar: Los recorridos que puedes hacer con tu coche, legalmente, si has suspendido la ITV

Publicidad