Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Es una mala costumbre que te puede salir muy cara

¿Cuál es la multa por abusar del carril central?

Muchos conductores no lo tienen claro, pero la DGT se encarga de recordarlo cada cierto tiempo: estás obligado a circular por el carril derecho y no hacerlo puede afectar seriamente a tu bolsillo y a la seguridad del resto de conductores.

Publicidad

Basta con conducir un rato por cualquier carretera de tres o más carriles para darse cuenta de que muchos conductores no lo tienen claro, pero la ley es clara al respecto: hay que circular siempre por el carril derecho. Lo dice el Artículo 31 del Código General de Circulación y no es posible hacer ninguna interpretación al respecto, así que no hay excusa: si circulas por cualquier otro carril estás cometiendo un error y la Guardia Civil puede multarte por ello.

Abusar del carril central o del carril izquierdo está considerado como una infracción grave y, por tanto, es sancionable. En ningún caso conlleva pérdida de puntos, pero la multa asciende a 200 euros, si bien pagando rápido se reduce a la mitad: 100 euros. En los últimos meses, la DGT se ha puesto seria con este asunto y ha llevado a cabo varias campañas para acabar con los denominados 'síndromes del carril central y del carril izquierdo'.

Este comportamiento dificulta la circulación y pone en riesgo a los demás usuarios de la vía, sobre todo a aquellos que sí utilizan correctamente el carril derecho y que, para adelantar, tienen que hacer varios cambios de carril para dejar atrás a los vehículos que van sistemáticamente por el centro, a menudo a velocidades inferiores al máximo legal de la vía (recuerda que bajo ningún concepto se puede adelantar por la derecha). Por desgracia, cada vez es más habitual ver este mal comportamiento en nuestras carreteras, no así en las de otros países vecinos, donde se respeta mucho más la normal de circular por el carril derecho.

Obviamente puedes utilizar el resto de carriles cuando la situación lo requiera, como dice el propio Artículo 31 al que hacíamos referencia unas líneas más arriba, pero no existe ningún motivo que justifique circular normalmente por otro carril que no sea el derecho. Si un vehículo se incorpora a la carretera y le facilitas la maniobra cambiándote al carril central estarás actuando bien, siempre y cuando no entorpezcas la marcha de otro vehículo que te siga, pero inmediatamente tendrás que volver al carril derecho, una vez más, si las circunstancias lo permiten.

Muchos conductores que abusan del carril central o del izquierdo también lo justifican por el estado en el que se encuentra el carril derecho de algunas carreteras. Es cierto que el tráfico de vehículos pesados puede hacer que este carril tenga más baches, pero es poco habitual que se encuentre en tan mal estado como para no poder usarlo. Si es así, lo más recomendable es ponerse en contacto con Tráfico para dar parte del mal estado de esa carretera para que puedan arreglarla lo antes posible.

Otra de las excusas de los conductores con 'síndrome del carril central' es que el derecho está pensado para ir lento. Se equivocan. En algunos tramos de carretera sí existe este carril, por ejemplo, en una subida de un puerto de montaña, pero siempre estará indicado por una señal. Sin esa señal, el límite de velocidad de la carretera es aplicable a todos los carriles.

Publicidad