Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

NORMAS DE CIRCULACIÓN

La ‘cruzada’, la maniobra que debes evitar a toda costa en una rotonda

Sólo se puede salir de las rotondas de una manera: hacerlo desde el interior puede llegar a considerarse conducción temeraria.

Publicidad

Cuando se crearon las rotondas su objetivo era descongestionar el tráfico acumulado, pero el paso del tiempo las ha convertido en lo contrario: puntos de conflicto y de incidentes. La principal causa es el paulatino olvido de las normas y esto provoca que los conductores no tengan claro cómo circular correctamente por ellas. Fruto de este desconocimiento nacen maniobras que debemos evitar en una rotonda: la ‘cruzada’ es una de ellas.

La Dirección General de Tráfico ha explicado en numerosas ocasiones que existen diferentes tipos de glorietas, pero independientemente de su forma todas se rigen por tres normas clave: respetar la prioridad, señalizar cada cambio de carril y salir por el exterior. Y es en este último paso donde nos encontramos con la maniobra a la que hacemos referencia.

Cómo circular en la rotondas
Cómo circular en la rotondas | Newspress

Salir desde el interior

Cuando estamos dentro de una rotonda, tendrás que circular por los carriles interiores para no impedir que el resto de vehículos salgan: son los mismos que debes usar para adelantar a los demás vehículos. Lo que está prohibido es abandonar el cruce desde ellos: cuando llegue el momento de salir, incorpórate al exterior y si este movimiento no es posible dibuja un nuevo giro hasta que puedas ocupar la zona correcta.

Cabe recordar que el margen derecho está reservado para abandonar la glorieta y la norma establece que la salida debe ejecutarse así para no cometer una de las infracciones más repetidas en las rotondas: la ‘cruzada’. O lo que es lo mismo: abandonar este cruce desde los carriles interiores, una peligrosa maniobra que puede transformarse en un coche contra otros usuarios que sí circulan correctamente.

Turborotonda
Turborotonda | DGT

No en vano, este movimiento puedes recibir la consideración de conducción temeraria y transformase en un delito si pone vidas en peligro. Así las cosas, salir desde el interior de la rotonda cruzando todos los carriles (de ahí su nombre) acarrea una multa de 500 euros y la pérdida de 6 puntos del carnet de conducir.

La excepción

Hay una excepción que sí nos permitiría salir desde los carriles interiores: circular por una turborotonda. Estas glorietas tienen dos carriles de entrada como mínimo y en ellas sólo puedes circular por el de la derecha si vas a coger la primera salida: en el resto de casos tendrás que desplazarte, obligatoriamente, por el interior hasta que llegues al punto por el que vas a abandonarla… y hacer este movimiento desde dentro. Para ello, los carriles están separados por una línea continua y cuentan con flechas y marcas viales para guiar a los vehículos desde la entrada hasta la salida para evitar la ‘cruzada’

También te puede interesar: Girar invadiendo el carril-bus en una ciudad: ¿se puede llevar a cabo esta maniobra?

Publicidad