Hace medio siglo, Continental, entonces conocida como ITT-Teves, presentó en el salón del automóvil de Frankfurt su primer sistema de frenos antibloqueo (ABS). Desde entonces, la firma alega haber ubicado la seguridad en carretera como uno de los pilares de su estrategia global. 50 años después, las perspectivas de crecimiento de la compañía siguen siendo positivas. Su división en España ha anunciado a punto de cerrar 2019 una previsión de crecimiento superior al 3% en todas las divisiones de neumáticos en España.

El director general de la compañía en España, Jon Ander García, ha destacado que "uno de cada tres vehículos que salen hoy de las fábricas europeas lo hacen equipados con neumáticos Continental, lo que nos sitúa como líderes en el mercado de Primeros Equipos de Turismo en Europa".

Cinco décadas después de aquel primer sistema ABS, Continental sigue presentando sus innovaciones en Frankfurt, hoy ya no solo como fabricante de neumáticos, sino también como proveedor global para la automoción. En la última edición, Continental presentó, bajo las siglas CONTI C.A.R.E. un nuevo neumático autónomo y conectado que tiene el objetivo de equipar los vehículos del futuro.

Jon Ander, director general de Continental España | Continental

Para intentar reforzar su compromiso con la seguridad vial, la marca lanzó su plataforma VisionZero. A través de esta, la compañía ha lanzado un estudio sobre seguridad vial basado en tres grupos de interés: padres jóvenes, jóvenes sin hijos y mujeres. La conclusión es que la seguridad vial es importante para los participantes, pero consideran que son otros los que tienen que velar por ella. En concreto, ponen el factor humano como el más relevante al ser el más variable e impredecible.

También identifican como clave el propio vehículo y el estado de las carreteras, indicando que deben ser las marcas y los gobiernos los que incidan en reducir el riesgo de estos factores. En cuanto a los neumáticos, la marca destaca que los encuestados dan por supuesto que, como los cinturones o airbags, todos los coches los incluyen, por lo que no son un motivo de diferenciación en seguridad como los detectores de fatiga o de obstáculos. Además, reconocen que no dan a los neumáticos la relevancia que deberían.