Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

No siempre somos conscientes del peligro que supone

Los consejos para conducir con viento, uno de los fenómenos que más riesgo suponen

Conducir con viento puede conllevar muchos peligros si no tomamos las precauciones necesarias ante este fenómeno que muchos pasan por alto.

Publicidad

Cuando circulamos por carretera consideramos que tan solo la nieve, lluvia y niebla pueden suponer un riesgo, pero lo cierto es que hay más fenómenos climatológicos que pueden causar accidentes. Entre ellos se encuentra el viento, que con fuertes rachas puede implicar mucho más peligro del que la gran mayoría de conductores creen. Es por ello que la DGT pone en conocimiento de todos una serie de medidas y precauciones para conducir con seguridad cuando hay fuerte viento.

Debemos tener en cuenta que, aunque no sea siempre un fenómeno atmosférico que se palpe o vea como la nieve o la lluvia, está presente y puede ser lo suficientemente fuerte como para desplazar un coche. De esta manera, debemos estar atentos al viento y, en caso de que sea demasiado fuerte, parar hasta que amaine.

Las ráfagas de viento pueden comprometer la estabilidad del vehículo, motivo por el que debemos fijarnos en las mangas de viento o en la vegetación para intentar calcular su dirección e intensidad. En caso de que veamos que las rachas son demasiado violentas, es sumamente recomendable reducir la velocidad del coche.

Esto sumado a sujetar con mayor firmeza el volante o el manillar de la moto nos permitirá controlar mejor el vehículo en caso de que se desestabilice por el viento. Para ello, debemos corregir la dirección con suavidad, evitando en todo momento realizar maniobras fuertes o bruscas, ya que de lo contrario podemos perder el control y sufrir un accidente.

Otro punto que debemos tener en cuenta son los túneles, especialmente a la salida de estos. Esto es debido a que, cuando entramos en un túnel, la interacción del viento desaparece por completo, y al salir del mismo podemos encontrarnos con una fuerte ráfaga que nos coja desprevenidos y nos haga perder estabilidad.

En los puentes también debemos extremar las precauciones en caso de fuerte viento, así como en zonas descubiertas y a la hora de adelantar vehículos pesados, tales como camiones o autobuses. Estos últimos harán un efecto pantalla que nos obligará a corregir la dirección del coche.

Por último, pero no por ello menos importante, evita a toda costa llevar baca, ya que esta genera una peor aerodinámica y el viento puede mover los objetos que llevamos. Si es imprescindible es recomendable utilizar un portaequipajes, que minimizará el riesgo de caída y ayudará a mejorar el consumo de combustible.

Publicidad