Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SU USO SE HA DISPARADO

Consejo de la Guardia Civil: así debes aparcar la bicicleta para que no te multen… y no te la roben

La pandemia del coronavirus ha provocado que muchos ciudadanos cambien el transporte público por las bicicletas para llevar a cabo sus desplazamientos diarios.

Publicidad

Una de las cosas que ha cambiado la pandemia del coronavirus es la forma de movernos en las ciudades. El transporte público ha sido relegado a un segundo plano por motivos de seguridad y son cada vez más los ciudadanos que optan por desplazarse en bicicleta: un 20% ha cambiado esos medios por otros privados. Conscientes de ello, la Guardia Civil nos explica (de la mano del RACC) cómo tenemos que aparcar la bici para evitar una multa… y un robo.

Con el objetivo de evitar contagios, el uso de la bicicleta se ha llegado a multiplicar por siete en el último año. Se trata de un medio de transporte que no sólo ayuda a prevenir la transmisión del coronavirus gracias a la distancia social, también echan una mano a la hora de descongestionar el transporte público y contribuye a rebajar los niveles de contaminación.

Cómo aparcar la bicicleta en la vía pública

Eso sí, cuando llegamos a nuestro destino llega un momento crítico: aparcarla en la vía pública. Según la Guardia Civil así es cómo debemos hacerlo para evitar sanciones y el disgusto de regresar a ese punto y que la bicicleta haya desaparecido.

Lo primero que tenemos que hacer es equiparla con un candado. Hay de diferentes tipos, pero las autoridades de tráfico aconsejan usar los que tienen forma de U y los integrados: olvídate de los de cable. A esto hay que añadir que existe Biciregistro: un sistema de registro nacional de bicicletas en el que puedes identificar la tuya para tener mayor seguridad.

A la hora de aparcar, lo más recomendable pasa por utilizar los espacios habilitados para ello… pero no siempre están disponibles y, a veces, ni siquiera existen. Si es tu caso, identifica el punto de anclaje adecuado: elige uno que esté en una zona transitada y bien iluminada y que, además, esté correctamente unido al suelo para evitar que se puedan eliminar las fijaciones

Fija las ruedas y el cuadro. ¿Cómo? Usando diferentes candados para las dos ruedas y añadiendo a una de estas dos sujeciones el cuadro. Si solo llevas uno, une el cuadro y la rueda delantera. Antes de terminar repasa todos los componentes que no están sujetos a la bicicleta como el sillín o las luces y llévatelos contigo.

Publicidad