Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SEGÚN HELP FLASH

Conducir de noche: cinco consejos esenciales para hacerlo con seguridad

Según los datos de la DGT, el 38% de los accidentes de tráfico con víctimas tienen lugar entre las ocho de la noche y las ocho de la mañana.

Publicidad

Con el cambio de hora que tiene lugar a finales de octubre y la llegada de los meses más fríos del año, las horas de luz natural se reducen obligándonos a conducir de noche durante más tiempo. Un escenario al que debemos adaptarnos prestando la máxima atención para evitar cualquier riesgo: teniendo esto en cuenta os damos cinco consejos para conducir de noche con seguridad.

Los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) no dejan lugar para las dudas: el 38% de los accidentes de tráfico con víctimas tienen lugar en las horas comprendidas entre las ocho de la noche y las ocho de la mañana. Al hilo de esto, Help Flash ha elaborado una pequeña guía con los cinco consejos esenciales que todos los conductores deben tener presentes a la hora de ponerse al volante de noche.

Conducción nocturna
Conducción nocturna | Pixabay

1. Las luces del coche

Siempre hemos recalcado la importancia de ver y ser vistos tanto de día como de noche. Razón por la que : haz que uno de estos exámenes coincida antes del cambio de hora. Y, por supuesto, no olvides echar un vistazo antes de cualquier trayecto de largo recorrido.

2. Los espejos

Comprueba que tanto los retrovisores exteriores como los interiores están bien colocados: una de las causas que provocan parte de los accidentes nocturnos es el deslumbramiento. Recuerda, al mismo tiempo, regular la altura de los faros para no perjudicar la visión del resto de conductores.

3. Las lunas

La limpieza de las superficies de cristal es fundamental y tiene especial importancia cuando circulamos de noche. La razón es sencilla: así evitaremos reflejos que nos impidan ver correctamente o que generen alguna distracción cuando estamos al volante.

Conducción nocturna
Conducción nocturna | Pixabay

4. Cansancio

Es uno de los principales enemigos de los conductores porque, muchas veces, cuando aparecen los primeros síntomas creemos que podemos seguir al volante con garantías. A última hora del día el cansancio y, sobre todo, con la conducción nocturna se intensifica: cuando notes que no estás fresco, para en un lugar seguro y descansa.

5. Extrema la atención

Ten en cuenta, por último, que tanto la agudeza visual como el campo de visión disminuyen cuando el sol desaparece por el horizonte. A partir de ese momento, incrementa tu concentración y presta atención (aún más) a todo lo que ocurre a tu alrededor.

Publicidad