Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

CUIDADO CON EL INVIERNO

Conducir con hielo: 6 consejos para no perder el control

Los fenómenos meteorológicos propios de los meses más fríos del año hacen que en invierno se acumulen los accidentes: una forma de evitarlos es aprender a convivir con ellos.

Publicidad

Los meses de invierno son los que más accidentes acumulan debido a la influencia de las condiciones climatológicas en la seguridad de la carretera: conducir con niebla, viento, hielo o nieve es peligroso. Para aprender a convivir con estos elementos y no luchar contra ellos, te damos seis consejos para conducir con hielo.

Lo primero que tienes que hacer es conocer a tu ‘enemigo’. Normalmente, las heladas se producen producirse entre la última hora de la noche y la primera hora de la mañana. Ten en cuenta que en muchas ocasiones este fenómeno tiene lugar en días de anticiclón cuando la carretera aparenta estar en buen estado.

Hay que estar alerta puesto que las placas no se ven a simple vista: extrema las precauciones en las zonas más oscuras y húmedas, cuando el termómetro del coche marque tres grados o menos y cuando el asfalto esté brillante. Son muchos los modelos que cuentan con sistemas de seguridad que nos ayudan a prevenir estas situaciones, pero la clave está en la reacción del conductor. Apunta estos seis consejos para saber cómo conducir con hielo.

  • Conducción: debe ser tranquila y suave así que sal antes de casa para no llevar prisa.
  • Velocidad: redúcela, aumenta la distancia de seguridad con el coche que circula delante y evita los interiores de las curvas para no cruzarte con la mayor concentración de hielo.
  • Acelerar y frenar: evita los movimientos bruscos para no perder la trazada. Aquí puede echarte una mano el control electrónico de estabilidad que ayuda a mantener la trazada.
  • Marchas largas: si hay hielo, lo más aconsejable es circular con marchas largas sin superar las 2.500 rpm.
  • Sobreviraje: si la parte trasera del coche se descontrola, tienes que intentar girar el volante en la dirección opuesta para enderezar la trayectoria.
  • Subviraje: si se descontrola la parte delantera, levanta el pie del acelerador y abrir suavemente la dirección para recuperar el control de la dirección y la adherencia.

Publicidad