Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SEGÚN LA DGT

Conducir con diabetes: consejos para hacerlo con seguridad

Hay determinadas circunstancias de esta enfermedad (hipoglucemias, retinopatía o neuropatía) que dificultan el manejo de un vehículo.

Publicidad

En el mundo hay más de 350 millones de personas que son diabéticas. Una enfermedad que lleva asociado un mayor riesgo de sufrir un accidente de tráfico ya que en determinadas circunstancias puede afectar a la conducción segura. Los conductores que la padecen conocen son conscientes de ello y lo tienen en cuenta antes de ponerse al volante, pero si acabas de ser diagnosticado… te damos algunos consejos para conducir con seguridad.

La diabetes es una enfermedad crónica que se da cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el cuerpo no la utiliza eficazmente. La insulina es una hormona que sirve para que la glucosa que entra en la sangre a través de la alimentación sea transportada a las células y se emplee para producir la energía necesaria para vivir. Si esto no ocurre, el azúcar se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales.

Hay determinadas circunstancias de esta enfermedad que dificultan el manejo de un vehículo como, por ejemplo, las hipoglucemias, la retinopatía diabética que altera la capacidad visual o la neuropatía diabética, un daño de los nervios que afecta con mayor frecuencia a las piernas y a los pies produciendo debilidad muscular, dolor y alteraciones de la sensibilidad. Todo esto incrementa el riesgo de sufrir un incidente al volante.

Consejos para una conducción segura

Los médicos desempeñan un papel fundamental a la hora de reducir estos peligros ya que son los encargados de mostrar a los usuarios cómo actuar en caso de hipoglucemia, cómo prevenirla al volante y qué pueden hacer en caso de retinopatía o de neuropatía diabética. Con el objetivo de reforzar estas prescripciones, la Dirección General de Tráfico da una serie de consejos para que los conductores diabéticos circulen sin problemas reduciendo, así, su riesgo de accidente a niveles de la población general.

· Controles: comprueba la glucemia antes de iniciar el viaje y evita conducir si tus niveles de glucosa son demasiado bajos. El médico te explicará cuál es el punto seguro para ponerte al volante.

· Hipoglucemia: aprende a conocer sus síntomas y evita las circunstancias que la producen respetando los horarios de descanso, comida y medicación.

· Retinopatía: si es tu caso, evita conducir de noche

· Neuropatía diabética: en estas circunstancias existe la posibilidad de utilizar pedales adaptados.

· Hidratos de carbono: lleva siempre en el coche alimentos como galletas, caramelos, zumo de frutas…

· Medicación: a la hora de viajar, protege tu medicación del frío y del calor.

· Cambios: si te han modificado la dosis o el tratamiento, extrema la precaución hasta que tengas controlados los niveles de glucosa en sangre.

Publicidad