Los concesionarios oficiales de Seat ubicados en las zonas que se encuentran en fase 1 de la desescalada han reabierto este lunes sus puertas aplicando una batería de medidas de seguridad contra la COVID-19, como la redistribución de los espacios o la instalación de mamparas de metacrilato.

El protocolo establecido para cumplir con las exigencias sanitarias para evitar la propagación del coronavirus incluye la higienización y desinfección de las instalaciones y de los vehículos de exhibición, según ha detallado la marca en un comunicado.

Además, los clientes serán atendidos de manera individual y con mamparas de metacrilato para evitar el riego de contagio, lo que ha obligado a realizar una redistribución de los espacios para asegurar el mantenimiento de las distancias de seguridad.

Coincidiendo con el inicio de la vuelta a la normalidad, Seat ha lanzado una oferta comercial que incluye vehículos nuevos y de ocasión con disponibilidad inmediata, en condiciones especiales de precio y financiación.

Te puede interesar: Seat vuelve a poner en marcha las factorías de Barcelona, Martorell y Componentes

Las marcas empiezan a poner en funcionamiento sus fábricas después de semanas de parón por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. En España, ya han vuelto al trabajo varias factorías, como la de Volkswagen en Navarra. Otra de ellas ha sido Seat, propiedad también del grupo Volkswagen, que durante la fase más crítica de la crisis por el virus había utilizado la factoría de Martorell para fabricar respiradores.

Seat ha reiniciado la actividad en las plantas de Martorell (Barcelona), Barcelona y Componentes tras un mes y medio con la producción parada debido a la pandemia.

La producción ha arrancado según estaba previsto a un turno, a un tercio de la capacidad habitual y con todas las medidas definidas para preservar la salud y la seguridad de los empleados, ha informado Seat este jueves en un comunicado.