Centímetros Cúbicos » Noticias

CONSEJOS DE MAPFRE

¿Cómo hay que arrancar el coche en frío para evitar averías?

Las bajas temperaturas pueden provocar el mal funcionamiento de algunos elementos, algo que puede derivar en una avería.

Publicidad

¿Aparcas el coche en la calle? Si tu respuesta es afirmativa te interesa seguir leyendo esto y si no… nunca está de más saber cómo hay que arrancar el coche en frío para evitar averías. Y es que después de una noche a la intemperie sufriendo la bajada del mercurio en el termómetro hay que poner especial cuidado a la hora de poner en marcha el vehículo ya que existen posibilidades reales de dañar determinadas partes.

Los extremos no son buenos compañeros de viaje para tu coche porque no sólo aceleran el deterioro de determinados elementos, también afectan a su funcionamiento. No en vano, los vehículos están hechos para funcionar a una temperatura alta… así que el invierno puede causar más estragos que el verano.

Cómo poner el coche en marcha en pleno inverno

La razón es simple: el frío provoca que algunos componentes no funcionen correctamente. Un buen ejemplo de ello son los elementos de goma: los manguitos aumentan su rigidez, los neumáticos pierden presión… Y el aceite no se queda atrás: las bajas temperaturas hacen que aumente su viscosidad impidiendo una adecuada lubricación. Teniendo en cuenta esto, Mapfre nos da algunas recomendaciones.

Batería

La parte eléctrica es una de las que más sufre en invierno. Si tu batería da señales de debilidad deberás calentarla en seco. ¿Cómo? Con un trapo: mételo en el microondas antes de salir de casa y déjalo sobre ella durante unos minutos.

Arrancar

Los coches de gasolina no suelen tener problemas, pero los diésel sí. Por ello, es aconsejable accionar el contacto dos o tres veces y esperar a que se apague el testigo del sistema de precalentamiento (sí, es ese luminoso amarillo con forma de resistencia). De esta manera, los calentadores trabajan menos a la hora de poner en marcha el motor.

Aceite

Después de arrancar hay que dar un margen al coche para que coja la temperatura necesaria. Este proceso es importante porque, como decíamos antes, el aceite se queda en la parte inferior debido al aumento de su viscosidad. Esto impide que lubrique todas las zonas correctamente y si nos ponemos en marcha de forma inmediata podemos provocar fricciones y rozamientos innecesarios.

Al ralentí

Deja el motor al ralentí durante unos minutos para que se caliente y, si es posible, recorre los primeros metros con las mínimas revoluciones mientras vas subiendo la intensidad poco a poco.

Publicidad