Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

POR AHORA, HAY ONCE

¿Cómo funcionan los drones de la DGT?

Desde 2019, la Dirección General de Tráfico hace uso de estos dispositivos para vigilar las carreteras y detectar las infracciones cometidas por los conductores.

Publicidad

Desde 2019 y más allá de los diferentes radares que existen, la Dirección General de Tráfico cuenta con unos dispositivos empleados para vigilar las carreteras españolas… y multar. Efectivamente, hablamos de los radares de la DGT: ¿sabes cómo funcionan?

A la espera de ampliar la plantilla, Tráfico cuenta con once drones: de ellos, ocho los emplean para controlar el tráfico y el resto (tres más) tienen el informe técnico del Centro Español de Metrología (CEM) para poder vigilar y detectar infracciones. Todos ellos cumplen con tres objetivos:

· Supervisar el tráfico en tramos de riesgo

· Vigilar las distracciones de los conductores

· Controlar la velocidad

¿Cómo son los drones de la DGT? Está equipados con cámaras de alta resolución que les permiten captar infracciones, como máximo, a un kilómetro de distancia desde su posición. A esto hay que añadir que su radio de acción es de 500 metros, sus vuelos tienen una autonomía de 20 minutos y pueden alcanzar alturas de hasta 150 metros aunque no superan los 120 cuando están ejerciendo sus funciones.

Para poder manejarlos, la Dirección General de Tráfico tiene un equipo formado por 41 personas: 28 se encargan de pilotarlos y 13 de operar con las cámaras. A ellos hay que sumar la aportación de la Agrupación de Tráfico: 12 pilotos y 13 operadores de cámara. Ellos son los encargados de manejar los hilos, pero ¿cómo funciona un dispositivo montado en torno a un dron?

1. Tramo

El primer paso es elegir el tramo que se va a vigilar. Una decisión conjunta que se toma en función de los datos disponibles y en la que están implicados los jefes provinciales de Tráfico, los centros de control de la DGT y los subsectores de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Ellos son los encargados de dar el relevo a la Unidad de Medios Aéreos (UMA), que hace una lista de zonas y un calendario de acciones.

2. Base

Cuando el dispositivo se pone en marcha, los implicados eligen un lugar próximo al tramo que tienen que vigilar. Allí estacionan la furgoneta, instalan una manga de viento para controlar las condiciones meteorológicas y dibujan el perímetro en el que despegará y aterrizará el dron.

3. Puesta en marcha

Los drones viajan desmontados así que el segundo paso es armar el dispositivo, comprobar que funciona correctamente, calibrarlo y acoplar la batería.

4. El papel de los agentes

El dron siempre volará en el campo visual del piloto mientras el operador de cámara (que puede ser un funcionario de la UMA o un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil) observará y vigilará las maniobras de los conductores. Si se produce una infracción, ésta quedará registrada en el soporte informático.

5. El vuelo del dron

Los drones no cruzarán la carretera y tampoco superarán los 120 metros de altura. Además, no ejercerán sus funciones cerca de lugares estratégicos como, por ejemplo, aeropuertos, aeródromos…

6. Multas

Normalmente, el dispositivo del dron no está solo: suele acompañarles una patrulla de la Guardia Civil que se ubica cerca del tramo que están vigilando. Cuando el dispositivo reconoce una infracción, los agentes podrán notificárselo al conductor en el acto. Si no cuentan con este refuerzo, la multa será notificada a través del correo certificado o de la sede electrónica de la DGT.

Publicidad