Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

LA MULTIOPCIÓN ES UNA DE ELLAS

¿Cómo financiar la compra de un coche? Existen fórmulas más allá de los bancos

Si no dispones de los miles de euros que cuesta el coche que te quieres comprar, hay vida más allá de los bancos: las marcas cuentan con diferentes formas de adquisición.

Publicidad

Comprar un coche nuevo es la segunda mayor inversión que hacen las familias después de la adquisición de una casa. No es de extrañar, por tanto, que muchas veces suponga un esfuerzo económico al que no pueden hacer frente. Cuando quedarse sin ese medio de transporte no es una opción a contemplar, existen diferentes fórmulas de financiación más allá de las tradicionales.

La financiación es la opción que los conductores españoles eligen de forma mayoritaria a la hora de comprar un coche… a pesar de que se acaba pagando más por el vehículo en cuestión. Una entidad bancaria nos deja una determinada cantidad de dinero que tendremos que devolver en plazos añadiendo una serie de intereses, que es lo que encarece el precio de la adquisición.

El funcionamiento es de sobra conocido: nos conceden un préstamo y en función del tipo de interés pagaremos una cuota fija o variable durante un periodo determinado. Una fórmula que está cediendo terreno porque las condiciones y requisitos se han endurecido debido a la actual situación económica y porque hay otras opciones algo más flexibles. Y es que para acceder a esta compra existen otras vías parecidas a las que nos ofrece un banco, pero no iguales.

La financiera de la marca

Son muchos los concesionarios y fabricantes que cuentan con los servicios de su propia financiera. De su mano crean estrategias de venta para ligar la compra del coche a un préstamo y, así, aumentar el margen de beneficios. Como este suele ser pequeño, hay que buscar la manera de aumentar la rentabilidad de la operación.

Así las cosas, las marcas suelen ser menos exigentes con los requisitos, ofrecen un tipo de interés más bajo y, además, vinculan a esta financiación la posibilidad de disfrutar de jugosos descuentos en el precio de adquisición, la opción de equipar el coche con una configuración superior o añaden servicios adicionales como ampliar el plazo de la garantía, servicio de mantenimiento gratuito durante un periodo de tiempo, el primer año del seguro gratis… Eso sí, estas ventajas se pierden si el conductor amortiza el préstamo antes de su vencimiento.

Multiopción

Esta fórmula es menos conocida. La base es la misma que utilizan los bancos o las financieras de los fabricantes: la marca ofrece al cliente comprar el coche a plazos acordando un número de cuotas con una serie de condiciones. Cuando se cumple ese plazo, el conductor puede llegar a tener tres opciones: seguir pagando las mensualidades que le quedan, devolver el coche al concesionario o, incluso, cambiarlo por otro modelo (aunque esta alternativa es poco frecuente).

Publicidad