Los motores diésel siguen siendo mayoría en el parque automovilístico español: una buena parte de los coches que circulan cada día en nuestro país lo hacen impulsados por una mecánica que utiliza gasóleo, siendo los más modernos los más eficientes y menos contaminantes. Sin embargo, el uso de un motor diésel de última generación también lleva implícito el uso de numerosos sistemas para el control de la polución que son susceptibles de averiarse si no se utilizan correctamente.

El estado de alarma que reina en nuestro país hace difícil utilizar de forma correcta nuestro coche, ya que únicamente existen un puñado de supuestos en los que el uso de un vehículo privado está permitido. Por eso, si tienes que utilizar tu coche durante el estado de alarma, es conveniente que tomes algunas precauciones para asegurarte de que no vas a aumentar el riesgo de averías. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: ¿Puede caducar la gasolina del depósito de mi coche si no lo muevo durante el estado de alarma?

El estado de alarma ha hecho que la mayoría de nosotros dejemos de salir de casa para nada que no sea estrictamente imprescindible, lo que implica que millones de vehículos llevan parados casi un mes, sin visos de ponerse en funcionamiento en las próximas semanas. ¿Qué consecuencias tiene ésto para las mecánicas? ¿Puede el paso del tiempo y la inactividad provocar problemas en fluidos como el diésel, la gasolina o el aceite lubricante?

Lo primero que debes saber es que el hecho de un vehículo esté parado un mes no debería suponer ningún problema para su mecánica siempre y cuando ésta se encuentre en buen estado.