Centímetros Cúbicos » Noticias

Consejos básicos para evitar problemas al volante

Cómo evitar 4 situaciones de riesgo entre coche y bicicleta según la DGT

Los ciclistas y los conductores cada vez tienen que convivir de manera más estrecha, por lo que seguir éstos consejos de la DGT nos alejará de cometer errores

Publicidad

En los últimos meses han cambiado muchas cosas, y lo han hecho de manera muy agresiva. La llegada de una pandemia a nuestro día a día ha hecho que muchos gestos cotidianos hayan cambiado para siempre. La movilidad personal es uno de esos temas que más cambios han sufrido, de ahí que mucha gente haya comenzado a utilizar de manera habitual la bicicleta para intentar minimizar los contactos. La DGT es consciente de ello, y nos recuerda cómo evitar 4 situaciones de riesgo con simples consejos.

Cruces desde la derecha

Se trata de una de las situaciones más peligrosas en las que pueden verse envueltos una bici y un coche. Para ello, la DGT nos aconseja minimizar la velocidad en este tipo de cruces, así como llevar siempre encendidas las luces, tanto para la bicicleta como para el coche. Además, la bicicleta puede pegarse al lado izquierdo

Bicicleta adelantando por la derecha

En estos casos, la DGT aconseja a los ciclistas evitar los adelantamientos por la derecha en terreno urbano pese a estar permitido. Además, es aconsejable reducir la velocidad si el vehículo precedente también frena, y en caso de adelantarlo, hacerlo en la medida de lo posible siempre por la izquierda.

Paso de peatones

Los pasos de peatones son muy peligrosos, ya que muchos ciclistas no cumplen las normas y los cruzan subidos en su bicicleta, pedaleando. La bici no tiene prioridad, por lo que única y6 exclusivamente debe cruzarse andando. Por supuesto, el vehículo debe reducir la velocidad y extremar las precauciones.

Apertura de puertas

El ciclista circula en paralelo a vehículos aparcados. Un ocupante abre una puerta justo delante del ciclista, sin darle tiempo para frenar o cambiar la trayectoria. Es una situación muy peligrosa ya que el ciclista no tiene tiempo de reacción. Para ello se recomienda a los ciclistas ocupar la parte central-izquierda de su carril, mientras que a los conductores se les recomienda la llamada “apertura a la holandesa”.

Publicidad