Centímetros Cúbicos » Noticias

CONSEJOS PARA ACTUAR

Cómo detectar las placas de hielo en la carretera

El temporal de nieve ha dado paso a bajas temperaturas que han complicado las cosas helando las precipitaciones: si vas a coger el coche, presta atención a la carretera

Publicidad

La nieve que ha cubierto buena parte de España ha dado paso a las bajas temperaturas que pueden convertir ese fenómeno meteorológico en hielo. Algo que complica las cosas para todos aquellos conductores que se ven obligados a circular en coche estos días. Así se pueden detectar las placas de hielo presentes en la carretera.

Horario

La primera recomendación es, siempre que sea posible, desplazarse durante las horas centrales del día porque en ese momento la temperatura es más alta y muchas placas de hielo pueden haber desaparecido.

Temperatura exterior

Por debajo de tres grados ya es posible que hiele así que presta atención a la información que te proporcionar el termómetro de tu coche. Recuerda, además, que las ruedas de verano se endurecen y pierden agarre cuando la temperatura es inferior a siete grados.

Zonas de umbría

Son uno de los puntos más peligrosos porque se pueden helar de forma permanente. Es frecuente encontrar estas zonas en áreas boscosas, en calzadas ubicadas entre edificios altos y en los túneles o pasos elevados: las entradas y salidas suelen estar a la sombra y, además, pueden presentar filtraciones de agua.

Los puentes

Si vas a atravesar uno en tu trayecto aumenta la precaución porque como no hay suelo debajo del asfalto y es más frecuente la presencia de viento, la formación de hielo es habitual.

El brillo de la calzada

Cuanto más brille el asfalto, más posibilidades hay de que tenga placas de hielo y sobre ellas los neumáticos no tienen adherencia… a no ser que sean de invierno, all-season o lleves cadenas.

Cómo actuar

Si pisas una zona con hielo y pierdes, de forma momentánea, el control del coche levanta el pie del acelerador, no frenes o hazlo suavemente para evitar que las ruedas se bloqueen y mantén mantener firmes las manos en el volante hasta que recuperes el agarre.

Recuerda que frenar, acelerar o girar el volante puede ser peor. Y si en algún momento el vehículo se va, gira el volante en el sentido contrario al que apunta el morro.

Publicidad