Centímetros Cúbicos » Noticias

EL MANTENIMIENTO ES BÁSICO

Cómo conducir sin alergia: el filtro del habitáculo puede ser tu gran aliado

La temporada de alergias está en pleno auge y este componente puede ayudarnos a minimizar el riesgo de circular bajo los molestos efectos de la alergia.

Publicidad

Con la llegada del buen tiempo son muchos los conductores que tienen que ponerse al volante tomando precauciones adicionales debido a la alergia. Las molestias afectan a nuestra conducción y pueden llegar a poner en peligro tanto nuestra seguridad como la del resto de actores de la vía. Hay un elemento de nuestro coche que puede ayudarnos a minimizar este riesgo: el filtro del habitáculo.

Además de la correspondiente medicación que nos haya recetado el médico y de circular con las ventanillas cerradas poniendo en marcha la recirculación del aire para aislarnos de los agentes externos, este componente es de gran ayuda cuando llega el buen tiempo y comienza la floración de la vegetación. Evidentemente no conseguirá reducir nuestro nivel de alergia, pero sí puede ser decisivo a la hora de que los síntomas se manifiesten en menor medida cuando estamos circulando. Para ello es necesario llevar a cabo un buen mantenimiento para que cumpla su función correctamente.

Interior coche | Pixabay

El filtro del habitáculo no está presente en todos los modelos, pero cuando sí forma parte del vehículo es el encargado de limpiar el aire que entra por el sistema de ventilación del coche impidiendo que lleguen hasta nosotros todo tipo de partículas. De esta manera consigue que la atmosfera del interior sea más limpia y en este caso concreto, además, echa una mano eliminando los agentes que acentúan los efectos de la alergia.

Mantenimiento del filtro del habitáculo

Para ello, el filtro del habitáculo tiene que estar en buen estado. La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda que lo cambiemos una vez al año e, incluso, nos indica cuál es el momento más adecuado para ello: antes de primavera. La razón es sencilla: es el momento previo a la temporada alta de alergias y si es nuevo, nos aseguraremos de que cumple con su misión sin problema alguno.

Interior coche | Pixabay

Llevar a cabo esta operación de mantenimientos es sencillo. Sólo tienes que localizar el filtro en del habitáculo en tu coche ya que la ubicación varía en función del modelo: puede estar debajo de la guantera, en el lado del conductor o en el del copiloto, bajo el parabrisas, en la consola central… Si no consigues dar con él, consulta la documentación técnica. Cuando lo encuentres sólo tendrás que sacarlo y poner el nuevo, que, recuerda, debe tener unas dimensiones concretas.

Publicidad