Centímetros Cúbicos » Noticias

6 CONSEJOS

Cómo conducir con viento muy fuerte

Este fenómeno meteorológico está entre los más peligrosos puesto que no se ve y puede llegar racheado complicando, aún más, las cosas.

Publicidad

Cuando las condiciones meteorológicas se vuelven en tu contra, conducir no es sencillo. El viento, sobre todo el fuerte, es uno de los elementos más peligrosos ya que no se ve y, además, puede llegar a rachas. Hay zonas de España más proclives a convivir con este fenómeno, pero en otras no se da con tanta frecuencia y los conductores no están acostumbrados a conducir en un escenario ventoso. Apunta estos 6 consejos que te explican cómo conducir con viento fuerte.

Antes de pasar a la práctica, tienes que tener en cuenta la influencia del tipo de coche que tienes, sus formas y su peso: más kilos no significan más aplomo en la carretera. Independientemente del vehículo en el que viajes, el viento nos hará vulnerables y tenemos que saber cómo actuar. Lo primero que hay que hacer es reducir la velocidad y tomárselo con calma porque, con este elemento, hay muchos factores que se nos pueden poner en cuestión de segundos.

6 consejos para conducir con viento fuerte

¿Qué hay que hacer una vez que nos hemos adaptado al entorno? Aplicar estos consejos:

  • Volante: agárralo firmemente con las dos manos y contrarresta la fuerza del viento con él. No hagas movimientos bruscos para evitar los bandazos.
  • Revoluciones altas: es aconsejable circular en un régimen de revoluciones altas porque de esta manera obtendremos más respuesta por parte del motor y más seguridad.
  • Carril: mantente en el centro para tener espacio suficiente de reacción y evitar que los golpes de viento lateral te hagan invadir el carril contrario.
  • Efecto pantalla: extrema las precauciones a la hora de adelantar a un camión ya que este efecto te atrae hacia él durante la maniobra y cuando la acabes, el viento te empujará hacia el lado contrario. Mantén el volante recto, contrarresta y corrige la dirección.
  • Túneles: cuidado al salir de estas zonas resguardadas porque la aparición repentina del viento puede ser peligrosa.
  • Viento (demasiado) fuerte: si las cosas se complican, lo más recomendable pasa por detener el coche en un lugar seguro y esperar a que la situación mejore.

Publicidad