Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Depende de dos grandes factores

Cómo se calcula el precio del AdBlue, el salvoconducto de los diésel

El AdBlue, ese componente ideado para reducir las emisiones de los diésel conlleva un precio, y hoy os explicamos cómo se calcula.

Cómo calcular el precio de AdBlue

newspress Cómo calcular el precio de AdBlue

Publicidad

Desde hace tiempo se lleva ejecutando una cruzada contra todo coche de combustión que rehúse de la hibridación, especialmente si es diésel. Este combustible tuvo su época dorada, pero el panorama político y medioambiental actual quiere evocarlo a la erradicación. Aún así, existen elementos como el AdBlue que buscan velar por los diésel, aunque no sin implicar un precio que hoy os explicamos cómo se calcula.

Por norma general, todo coche diésel contemporáneo que se precie hace gala del AdBlue, un componente generado por medio de una reacción química que busca reducir las emisiones de CO2. Sin embargo, y pese a que su precio es considerablemente inferior al de cualquier carburante, no estaremos exentos de afrontar un pago cada cierto tiempo.

¿Qué es el AdBlue?

Antes de entrar en materia vamos a analizar qué es realmente el AdBlue. Se trata de un componente compuesto por urea y agua desmineralizada. Concretamente está conformado por un 32,5% del primero y por un 67,5% del segundo, convirtiéndose así en una solución no tóxica pero sí corrosiva, por lo que debemos ser precavidos a la hora de emplearlo y evitar que caiga en la pintura de nuestro coche.

Su principal función es la de reducir las emisiones de CO2 de los vehículos diésel, buscando así cumplir con la normativa vigente. En general, su autonomía es considerablemente mayor que la del combustible, permitiéndonos cubrir un total de kilómetros comprendidos entre los 4.000 y 15.000 kilómetros.

¿Por qué vas a gastar más en Adblue con tu nuevo diésel?

¿Cómo se calcula el precio del AdBlue?

Pero vamos directos al punto que hoy nos incumbe, cómo se calcula el precio del AdBlue. Antes de nada, debemos tener en cuenta que la urea no deja de ser una mercancía o materia prima, lo que económicamente se conoce como commodity, y por lo tanto su precio se determina en el mercado.

Pese a que la urea es la materia prima del AdBlue, debemos tener en cuenta que en numerosas zonas del mundo se emplea como fertilizante. Teniendo en cuenta dicho aspecto, esta se encuentra sujeta a la ley de la oferta y de la demanda y al precio de la propia materia prima, provocando diferentes picos y un comportamiento volátil en términos económicos.

Aunque en numerosos países la urea se obtiene por medio del gas natural, en países como China se recurre al carbón. De esta manera, cuando llega el invierno y China destina el gas natural y el carbón para la calefacción, la demanda de la urea aumenta y, por ende, su precio incrementa. Por supuesto, cuando el precio del carbón o del gas natural aumenta, también lo hace el de la urea y, por ende, el del AdBlue.

En la India -uno de los mayores consumidores de fertilizantes basados en la urea- cuando llega la época de fertilizar la demanda también aumenta, provocando una vez más que el precio crezca. En Europa la demanda es menor, puesto que se recurre a otros tipos de fertilizantes en los que la urea no está presente, pero también se pueden experimentar picos de crecimiento.

Independientemente de la oferta y la demanda, también existen otros factores capaces de alterar el precio del AdBlue, producto final que se obtiene a partir de la urea. Estos casos son, por ejemplo, el sueldo de los trabajadores, el precio del combustible o directamente la oferta comercial que estipule el fabricante.

Publicidad