Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Las puertas asimétricas no son exclusivas del italiano

3+1 coches que se adelantaron al nuevo Fiat 500 3+1

El nuevo Fiat 500 estrena una carrocería con dos puertas a un lado y solo una en el otro, pero no es el primero que apuesta por esta solución. Estos 3+1 coches lo demuestran.

Fiat 500 3+1

Fiat Fiat 500 3+1

Publicidad

La mayor novedad del nuevo Fiat 500 es que se trata de un coche completamente eléctrico, pero el italiano ha llegado con otra característica que nadie puede pasar por alto: la versión 3+1 con carrocería asimétrica. Este modelo acompaña en la gama al 500 convencional de tres puertas y a la variante descapotable para convertirse en la opción más práctica de la gama gracias a la disposición de sus puertas: una en el lado del conductor y dos en el lado del pasajero, una de apertura normal y otra auxiliar que se abre en sentido inverso para facilitar el acceso a las plazas traseras.

Sin duda, es una idea muy interesante, pero no hay que atribuirle todo el mérito a Fiat porque ya existen otros modelos que, en su día, apostaron por el mismo concepto; algunos te sonarán de verlos por las calles, pero de otros probablemente no hayas oído hablar nunca porque no llegaron a pasar de la fase de prototipo.

Empezamos por estos últimos, concretamente por un Ford Fiesta que debutó en público en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1989: el Ford Fiesta Urba. A finales de los años 80 y, como su propio apellido indica, este Fiesta representaba la idea del urbano perfecto, según Ford. Además de incorporar tecnología poco habitual en aquel entonces, como los sensores de aparcamiento o una nevera refrigerada, tenía una puerta para el conductor y dos en el lado contrario para facilitar el acceso a las plazas traseras desde el lado de la acera.

Otro concept que utilizó esta configuración es el Renault Eolab de 2014. Hace seis años, este prototipo híbrido enchufable de 4,07 metros de largo (el tamaño de un Clio) prometía homologar un consumo medio de 1 litro/100 kilómetros y ser capaz de recorrer hasta 60 kilómetros en modo eléctrico. Sin embargo, lo que más llamaba la atención era su carrocería con una configuración idéntica a la que proponía el Fiesta Urba 25 años atrás. Corrió la misma suerte que el modelo de la marca del óvalo y nunca llegó a fabricarse en serie.

Renault Eolab
Renault Eolab | Renault

El que sí lo hizo fue el Mini Clubman de 2007. La generación que precedió al actual familiar de la firma británica llegó con un diseño basado en el Morris Mini Minor Traveller de los años 60 para ofrecer un interior más amplio que el pequeño Mini Cooper y una de sus señas de identidad era la puerta auxiliar trasera del lateral derecho. Se abría al estilo suicida, es decir, en sentido inverso al habitual, no estaba separada de la puerta del copiloto por un pilar B y hacía más sencillo pasar a la parte trasera. El último Mini Clubman no aprovecha esta idea y tiene puertas convencionales.

El último de los 3+1 modelos que precedieron al Fiat 500 3+1 es el sucesor espiritual del Hyundai Coupé: el Hyundai Veloster. Su segunda generación no está a la venta en España, pero la primera sí llegó a nuestro mercado y dio mucho que hablar por la misma razón que el resto de protagonistas de este artículo. El diseño del compacto surcoreano recordaba al de sus rivales coupés (Volkswagen Scirocco, Honda CR-Z, etc.), pero Hyundai no estaba dispuesta a perder la polivalencia de un compacto normal y lo dotó de una puerta adicional en el lado derecho para que los pasajeros que ocupasen las plazas traseras pudieran acceder y salir del coche sin molestar al conductor y su acompañante.

Publicidad