Nuestros vehículos privados recorren cada día miles y miles de kilómetros en todo tipo de usos. Sin embargo, y como es lógico, no todo los vehículos que circulan cada día por nuestras carreteras lo hacen a manos de la persona que aparece registrada como su propietaria. No obstante, esto no supone ningún problema a nivel administrativo, sobre todo si se trata de un hecho medianamente puntual.

La DGT, de cualquier manera, quiere conocer en todo momento quién es la persona que conduce el vehículo: si es la misma que la persona que tiene registrada el coche a su nombre no hay ningún problema, pero si nuestro vehículo lo conduce otra persona de forma genérica y habitual, la DGT quiere saberlo y pone a nuestra disposición una vía para hacerlo. VER VÍDEO.