Cada vez son más las marcas automovilísticas que empiezan su retorno a la actividad también en el campo de las ventas, no solo con la vuelta a las fábricas. Es el caso de Citroën, que ha reabierto su red de concesionarios españoles después de permanecer casi dos meses cerrados debido a la crisis del coronavirus.

Para la vuelta, la firma francesa ha establecido unas "estrictas" medidas de seguridad e higiene para permitir a sus clientes volver a los establecimientos, siempre con cita previa.

Según ha informado la marca del Grupo PSA, Citroën ha implementado protocolos de limpieza y desinfección "exhaustivos" tanto en las exposiciones como en sus talleres oficiales, que incluyen medidas como la señalización de los accesos y los recorridos dentro de las instalaciones, el mantenimiento de la distancia de seguridad o equipos de protección individual como mascarilla, guantes y líquidos hidroalcohólicos.

La empresa ha aprovechado para lanzar un plan de 'Ventas Privadas', que se extenderá hasta el 23 de mayo y en el cual ofrece condiciones especiales en unidades limitadas de sus gamas C3, C3 Aircross, C4 Cactus y C5 Aircross.

"La situación económica de muchas familias, empresas y autónomos se está resintiendo tras meses de parón en sus actividades. Citroën se adapta a este contexto introduciendo hasta cuatro meses de carencia en sus contratos de financiación o renting", ha subrayado la compañía.