Centímetros Cúbicos » Noticias

La Guardia Civil consiguió localizar y detener al propietario del vehículo

Cazado por listo. Este conductor tapaba la matrícula con un control remoto

El sistema permitía al conductor tapar la matrícula de forma remota a través de un mando inalámbrico, impidiendo por tanto ser identificado

Cazado por listo. Este conductor tapaba la matrícula con un control remoto

DGT Twitter Cazado por listo. Este conductor tapaba la matrícula con un control remoto

Publicidad

Puede parecer una idea magnífica para una película de acción, sin embargo, en la vida real es considerado por la Dirección General de Tráfico y los Agentes de Seguridad Vial como una falta grave para el conductor que lo lleva. Y es que a este conductor no se le ocurrió otra brillante idea que la de instalar en su vehículo un sistema por el cual se ocultaba la matrícula trasera para evitar ser identificado a la hora de realizar algún tipo de infracción.

Ha sido el propio Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico de la localidad lucense el que se ha encargado de atender la denuncia de otro usuario de la carretera para pasar a localizar y detener al conductor que había dispuesto este sistema en su Hyundai i40. Esto le permitía en este caso accionar de forma remota a través de un mando un pequeño motor situado en el portón del maletero, el cual desplegaba una lámina negra que ocultaba por completo la matrícula. En principio, la intención era la de pasar por los radares de tráfico a altas velocidades sin que pudiera identificarse a través de la fotografía.

 

Guardia Civil consiguió tras la denuncia ciudadana encontrar el vehículo y a su propietario en O Valadouro, procediendo en ese momento a retirar el dispositivo del vehículo, así como ejecutar una sanción sobre el usuario de 6.000 euros sin posibilidad de reducción por la modalidad de “pronto pago”, además de la pérdida de seis puntos en su carnet de conducir.

Este tipo de infracción es considerada como grave, incluida en este caso dentro del artículo 77 de la Ley de Seguridad Vial, en la que se recoge que no se puede "conducir vehículos que tengan instalado inhibidores de radares o cinemómetros o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia de tráfico". En este caso, el sistema estaba diseñado expresamente para que el vehículo no pudiera ser identificado en marcha.

Publicidad