El estado de alarma ha reinado en nuestro país durante 99 días, pero, por fin, lo hemos dejado atrás. Las restricciones de movilidad ya son historia y a partir de ahora podemos desplazarnos con total libertad por todo el territorio nacional. Si a la extinción del estado de alarma le sumamos la llegada del verano y del buen tiempo, tenemos la combinación perfecta para que se produzcan millones de viajes por carretera.

Por eso, tanto la DGT como la Guardia Civil se han puesto en alerta: la probabilidad de accidente se multiplica y, por ende, las posibilidades de sufrir lesiones de gravedad. En un año en el que la siniestralidad está marcando cifras mínimas, las autoridades se esfuerzan en intentar mantener las cifras de accidentes lo más bajas posible. A través de su perfil en Twitter, la Guardia Civil nos recuerda cómo debemos utilizar los carriles adicionales, los llamados coloquialmente 'carriles anti-atasco', que permiten descongestionar una vía en caso de tráfico muy intenso. VER VÍDEO DE ARRIBA.

 

Te puede interesar: El 'método de las hormigas' para mejorar el consumo y la seguridad en los atascos

Los atascos y embotellamientos son, a día de hoy, uno de los grandes problemas que plantea la movilidad personal. Las ciudades, punto crítico para los atascos, cada vez están más saturadas de vehículos, y las infraestructuras actuales son incapaces de asumir y gestionar tantos vehículos al mismo tiempo.

Circular en un atasco es una tarea tediosa, aburrida y, a causa de ello, más peligrosa de lo que parece. Con el paso de los minutos nuestro nivel de atención baja y, por el contrario, crece nuestra ansiedad al ver como el tiempo pasa pero no avanzamos, por lo que tendemos a actuar de forma más temeraria. Sin embargo, las normas para circular en un embotellamiento son claras:

Hay que circular de forma tranquila y ordenada, sin efectuar cambios de carril innecesarios y sin brusquedad. Es lo que la Dirección General de Tráfico denomina como el 'método de las hormigas'. Una vez más, la naturaleza nos da el ejemplo perfecto de cómo gestionar la movilidad de las personas, y el "método de las hormigas" es una gran respuesta.