El coronavirus ha provocado durante varios meses la suspensión de un gran número de trámites administrativos. Entre ellos, se encuentran la ITV o el carnet de conducir. Como resultado, fueron muchos los usuarios que no pudieron realizar las renovaciones a tiempo debido a la imposibilidad de realizar estos trámites.

Ante esta situación, desde el inicio del estado de alarma, se dispuso que los permisos de conducción quedaban automáticamente prorrogados durante sesenta días desde el final del estado de alarma. Así, un conductor cuyo permiso hubiese expirado entre el 14 de marzo y el 31 de mayo podrá seguir conduciendo durante los dos meses siguientes al tras el final de la actual situación sin haber acudido a renovar su carnet.

Durante mayo, con el proceso de desescalada, se han ido, poco a poco, retomando muchos de los trámites administrativos que fueron suspendidos en los peores momentos de la pandemia. Desde el mes pasado ya es posible ir a renovar el carnet, pero la prórroga de 60 días sigue estando vigente... Para aquellos cuya validez expiró el 31 de mayo o antes.

Los conductores cuyo permiso de conducción expira después no han tenido tanta suerte. Te explicamos cómo se resuelve ahora. VER VÍDEO

Te puede interesar: La caducidad de la ITV podría extenderse hasta 2021, pero mejor no apurar

El estado de alarma ha cambiado los planes de toda la población. Con el confinamiento, muchos trámites se han visto interrumpidos, especialmente aquellos que requieren de presencialidad. Es el caso de las ITV, que han dejado de operar durante dos meses.

Ello ha provocado que muchos conductores en el país no hayan podido pasar la cita antes de la fecha de caducidad estipulada debido al coronavirus. Ante esta situación, el Gobierno ha puesto en marcha un plan para evitar que todos aquellos propietarios de vehículos cuya fecha ya haya vencido durante el estado de alarma se acumulen durante las primeras semanas tras la reapertura de las estaciones y el sistema de inspección se colapse.

Los automóviles cuya fecha de caducidad de la ITV se haya producido durante el estado de alarma tendrán de base 30 días extra, a los que se añadirán otros 15 días por cada semana que haya transcurrido desde la instauración de esta situación excepcional. El estado de alarma entró en vigor la semana del 14 de marzo, por lo que los vehículos cuya fecha de ITV hubiese caducado durante esa semana dispondrán de 45 días desde el final del mismo, mientras que otro automóvil que tuviese como fecha tope del 21 al 27 de marzo dispondrá de 60 días, ya que el vencimiento se produjo durante la segunda semana.