Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

NUEVA LEY DE TRÁFICO

Cambios en los adelantamientos a ciclistas: más distancia y menos velocidad

Pere Navarro, director de la Dirección General de Tráfico (DGT), ha anunciado que cambiarán la normativa que regula los adelantamientos a bicicletas

Publicidad

Las reformas en la Dirección General de Tráfico (DGT) seguirán en 2021, así lo ha confirmado Pere Navarro, su director, en un coloquio organizado por Executive Forum con la colaboración de Abertis Autopistas e Indra. El foco está puesto ahora en los ciclistas: en 2020 se registraron 36 fallecimientos, lo que supuso un descenso del 10% respecto a 2019. Los cambios que se aplicarán a la Ley de Tráfico pretenden reducir la mortalidad de este colectivo con más distancia y menos velocidad a la hora de adelantar.

De un tiempo a esta parte no sólo ha crecido la práctica deportiva del ciclismo, también el uso de la bicicleta como medio de transporte privado. Un incremento impulsado por el coronavirus que ha llevado a los ciudadanos a optar por esta forma de desplazarse para sustituir al metro o al autobús. Y teniendo en cuenta que estos usuarios se encuentran entre los más vulnerables, la DGT pondrá en marcha nuevas medidas para protegerlos de posibles accidentes.

La nueva reforma de la Ley de Tráfico será aprobada en los próximos meses y, en este aspecto, se centrará en los adelantamientos en la carretera. Cabe recordar que, por ahora, para rebasar a un ciclista o a un grupo tenemos que dejar, como mínimo, una separación lateral de 1,50 metros. Una maniobra que, además, nos permite invadir el carril contrario rebasando, incluso, la línea continua sin, eso sí, superar el límite máximo establecido para la vía.

Los cambios de la nueva ley

Dentro de un tiempo este escenario cambiará. La nueva normativa en la que está trabajando la Dirección General de Tráfico cambia las condiciones. Cuando entre en vigor, los conductores estarán obligados a dejar una distancia de dos metros entre el coche y el ciclista. Y no sólo eso: están estudiando la posibilidad de reducir la velocidad máxima de esta maniobra: si sale adelante habría que llevarla a cabo a 20 km/h por debajo del límite permitido en la carretera. Es decir: si circulamos por una carretera convencional de 90 km/h, el rebasamiento habrá que hacerlo a 70 km/h.

Por último, Pere Navarro, director de la DGT, explicó la doble sanción que existirá para aquellos que incumplan la futura normativa: una multa económica de 200 euros a la que habrá que sumar una pérdida de tres puntos en el carnet de conducir.

Publicidad