Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

GNC y GLP están de moda, pero el diésel aún les saca importantes ventajas

Buscando ahorrar: ventajas del coche diésel frente a GLP y GNC

Tanto el gas natural comprimido como el gas licuado de petróleo presumen de bajos costes por km recorrido, pero todavía tienen importantes desventajas frente al diésel.

Audi A5 g-tron

motor.atresmedia.com Audi A5 g-tron

Publicidad

El gas natural comprimido (GNC) está de moda y si no, que se lo digan a SEAT, Skoda o Audi. Un coche de GNC consume menos y el combustible es más barato, contamina menos (tanto las cifras de CO2 como de NOx y SO2 se reducen), y además obtienen la etiqueta ECO. A priori todo parecen ventajas. Eso sí: este tipo de vehículos no son híbridos como quieren hacernos pensar, simplemente son capaces de alimentarse con dos tipos de combustible.

Por otro lado, el gas licuado de petróleo o GLP es un compuesto formado principalmente por butano y propano. Tiene un poder calorífico similar al de la gasolina pero su densidad es menor, por lo que un coche de GLP tiene peores prestaciones y consume más cantidad de combustible que su equivalente de gasolina. Sin embargo, una combustión más limpia hace que sean menos contaminantes y, además, el precio es mucho menor que el de la gasolina, por lo que el coste por km recorrido es menor.

A un precio medio de unos 0,89 €/kg actualmente, el GNC es hoy por hoy la opción más económica del mercado por cada kilómetro recorrido. Para un coche compacto como el SEAT León 1.4 TGI cuyo consumo medio real oscile entre los 3,8-4,2 kg/100 km, el coste del combustible es de unos 3,5 €/100 km.

Audi A4 Avant g-tron
Audi A4 Avant g-tron | motor.atresmedia.com

Por otro lado, un coche como el Fiat Tipo 1.4 GLP cuyo consumo medio real oscila entre 9-10 litros de GLP/100 km, con el precio medio actual (0,71 €/litro) del GLP resulta en un coste de unos 6,75 euros/100 km.

Está claro que cualquiera de las dos opciones resulta más económica que un coche diésel equivalente, en gran medida por culpa del precio del combustible (el diésel está gravado con muchos más impuestos). Pero sin embargo, no todo es ahorro y el diésel cuenta con importantes ventajas frente a los otros dos combustibles.

Red de abastecimiento

La más importante de todas es la red de abastecimiento. Un coche diésel puede repostarse en cualquier gasolinera y en España hay miles de ellas. En cambio, el número actual de gasineras donde repostar GNC apenas llega a 70, un número claramente insuficiente. En el caso del GLP, el número asciende a algo más de 600 puntos, una red notablemente más extensa pero que sigue siendo mucho menor que la red de gasolineras donde repostar diésel.

Espacio del maletero

Por otra parte, un coche de gas necesita un depósito de gran volumen donde almacenar el gas comprimido, restando espacio al maletero. En el caso del SEAT León 5 puertas, una versión TGI pierde 105 litros respecto a otras versiones (275 litros en lugar de 380). En el caso del Audi A4 Avant g-tron se pierden 90 litros respecto a versiones convencionales.

Oferta de modelos y motorizaciones

Por último, el diésel cuenta con la ventaja de una oferta mucho mayor en comparación con el GNC y el GLP. Aunque cada vez más castigado, la variedad de modelos con versiones diésel, y con diferentes niveles de potencia, hace que tengamos mucha mayor flexibilidad a la hora de comprar. Esto puede ser clave a la hora de decantarse por nuestro futuro coche, pues la oferta de coches a gas es todavía escasa.

#TePuedeInteresar: GLP y GNC: dos alternativas al diésel que pueden interesarte

Publicidad